Wave of mutilation (2)

Transmetropolitan,vols. 5-7 (Warren Ellis y Darick Robertson). ECC, 2015-2016. Rústica, 144 págs. c/u. Color, 13,95 €

En la entrada dedicada a los cuatro primeros tomos ya se habló de algunos de los rasgos principales de la obra de Warren Ellis, que básicamente se pueden resumir en dos: la primera que se trata de una serie de personaje, Spider Jerusalem invade todo el espacio vital de la ciudad en que habita a pesar de la variedad étnica, cultural, religiosa, etc. ; a la vez de ser una obra coral, la ciudad en sí misma y sus habitantes son un macropersonaje definido por el espacio urbano creado. El segundo gran rasgo son los temas, predominantemente de carácter social y político. Ellis toma una distancia brutal, escenifica una nación imposible para hablar de los EEUU del momento, finales de los noventa y casi toda la primera década del s. XXI. Lo cual lo convierte en un texto revelador que a modo de crónica ficcional describe un modelo de sociedad en caída libre.

Para situarnos a nivel narrativo el cuarto tomo finalizaba con la victoria del Sonrisas en las elecciones nacionales, lo cual supone en cierta manera una condena para Spider. Tras ese arco argumental, “La nueva escoria”, Ellis se toma tres números para reanudar la acción, tomándose un tiempo no solo para evaluar al personaje en su nueva situación así como para que este se tome su tiempo en reflexionar sobre la ciudad, llegando a la decisión final de que va a seguir con su trabajo por muy incómodo que les resulte tanto a los ciudadanos como a los poderes del país. Estos tres números no solo sirven para tomar aire sino para asentar y ampliar este universo urbano. El siguiente arco argumental, “Ciudad solitaria”, es un canto desesperado sobre el fin de la libertad de expresión. Spider investiga la muerte de un adolescente por parte de un grupo de extremistas callejeros que no es más que una excusa para intentar asesinar a Spider, aunque este salga vivito y coleando, matan a gran parte de la prensa de la ciudad en el momento en que van a liberar a los criminales.

El siguiente arco consiste en tres números sueltos en los que se reconsidera la situación del personaje. Este es convertido en un personaje popular que aparece en todos los espacios publicitarios a través de técnicas de marketing media mix: cereales, dibujos animados, porno, etc. Por lo cual es percibido como un personaje absorbido por el mainstream y perdiendo con ello el valor crítico de su palabra. Por lo que en el siguiente bloque narrativo, “Escarba hondo”, consiste en el proceso de ruptura con su estatus como periodista de actualidad que muestra su disconformidad con el sistema. Tras la censura impuesta por el gobierno a sus artículos deja de trabajar para el periódico y abandona su vida en los barrios de clase alta.

trans3

Todo esto nos prepara para un personaje quizás menos corrosivo pero más incisivo que se convertirá en un Spider consciente de su función para la sociedad. El dinero pasa a un segundo plano en pos de la necesidad del protagonista de informar sobre las actitudes totalitarias del presidente, que a pesar de aparecer en contadas ocasiones esta omnipresente a lo largo de todos los arcos narrativos. “Vuelta a los orígenes” nos habla de un Spider con ganas de contar historias, pero no solo para provocar el malestar de la sociedad sino que se va a dedicar a escribir de aquello que nadie quiere oir, dar voz a los seres marginales, hablar de una ciudad podrida hasta la raíz. Todo como un preludio de los últimos arcos argumentales en los que el enfrentamiento inminente con el presidente parece que va a ser épico.

En estos tres tomos recopilatorios Transmetropolitan sigue siendo un gran cómic que no ha perdido ni un ápice de su voluntad de molestar. Spider Jerusalem es uno de los mejores personajes escritos para el cómic comercial para adultos que no pierde el temple a medida que avanzan las entregas. La combinación del trabajo entre Ellis y Robertson es la clave para no hacer caer a un personaje que si no tuviese el punto adecuado sería muy fácil hacerlo caer en lo paródico.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Un comentario en “Wave of mutilation (2)

  1. Pingback: Wave of mutilation (y 3) | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s