Defectos de amor

Hopey1

La educación de Hopey Glass (Jaime Hernandez) La Cúpula, 2015. Rústica, 132 págs. B/N, 14,50€

Me suelen gustar mucho ese tipo de historias, independientemente del medio, en el que hay un personaje central o protagonista  que apenas aparece, o directamente no lo hace, pero esta omnipresente en el relato. Como lector, el desconocer a un personaje del que todo el mundo habla me crea una expectativas sobre el mismo, que van desde la recreación física a crear un perfil sicológico. En ese sentido mi personaje literario favorito es Kurtz, el protagonista de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad al que, casi, considero propio por imaginado y recreado una y otra vez en mi mente.

Lo mismo me sucede con Maggie Chascarrillo, el personaje central del universo creado por Jaime Hernandez a través de obras como Locas, El retorno de las Ti-Girls: Dios y ciencia, la recientemente publicada en España Chapuzas de amor o La educación de Hopey Glass, entre otras. Maggie es el personaje más importante para todos los personajes de la serie, deviene central por los odios y pasiones que despierta. En cierta manera esos sentimientos hacia ella vienen derivados tanto de las virtudes como de los defectos  de Maggie, siendo estos últimos los que enamoran a personas como Hopey y Ray. De hecho los defectos de todos los personajes creados por Hernandez son los que atraen al lector, que los veamos de igual a igual sin que el papel impida que los convirtamos en unos buenos amigos que tan solo vemos de tanto en tanto.

Hopey2

La educación de Hopey Glass construye la personalidad de Maggie a través de las emociones que dos personajes manifiestan por esta, ambos seres imperfectos y conscientes de ello. La primera es Hopey una chica joven insegura en un momento de transacción en la que cambia de trabajo e intenta hacerse un hueco como docente en el ámbito infantil. Hopey no es capaz de atar ningún cabo en su vida se mueve a medio camino de varias relaciones sentimentales: Grace, Rosie, una mujer que trabaja en una óptica, y está enamorada de Maggie.

El segundo personaje es Ray una expareja Maggie, un cuarentón que en el momento de la narración está saliendo con Viv, una morena explosiva que parece que mantiene otras tantas relaciones a parte de la oficial. Ray vive del lamento y de las oportunidades perdidas tras romper la relación con Maggie, sabe que lo que tiene con Viv no es algo duradero sino una relación del momento (aquí te pillo…). Pero Viv es una superviviente que transpira ansiedad por el carpe diem y no dejar nada al azar del futuro, ella sabe que lo que importa es el paso, para zanjar deudas, y el presente para vivirlo. En un interludio a modo de transición vemos a Angel, amiga íntima de Maggie o quizás algo más, una deportista amateur, de formas generosas, que vive la vida de manera inconsciente sin darle mucha importancia a hechos que otros consideran relevantes.

La educación de Hopey Glass es otra oportunidad de volver a encontrarse con la maraña de amores y desamores que giran en torno a Maggie, ver como los personajes cambian, crecen, se frustran o como la cagan de manera continuada. Jaime Hernandez nos regala en cada uno de estas entregas una ventana a nuestras vidas y nos explica que los defectos es la parte de nosotros que mejor nos define.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “Defectos de amor

  1. Pingback: Maggie y el universo infinito | El lector bicefalo

  2. Pingback: La nostalgia del icono pop | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s