Superman: por el mañana (Brian Azzarello y Jim Lee)

mañana1

Superman: por el mañana (Brian Azzarello y Jim Lee) ECC, 2015. Cartoné, 344 págs.Color, 30€

Las series regulares de cómic de superhéroes contemporáneo están destinadas a desarrollar una cronología con historia a veces con más fortuna y otras con menos. Las miniseries, los one-shots, o las historias destinadas a un volumen más o menos extenso suelen ser aquellos formatos en los cuales apoyándose en autores más consolidados en los que solemos encontrar historias que plantean las aventuras de los héroes desde otras perspectivas o se permiten el lujo de explorar otras facetas de la personalidad de estos.

El volumen que nos ocupa en esta entrada es una excepción a la regla enunciada en el párrafo anterior. Por el mañana recopila los números 204 a 215, publicado durante un año entre junio de 2004 y mayo de 2005, y se trata de una de las más notables historias de Superman que explora una de las vertientes más complejas del personaje: su sentimiento de culpa. Para ello parte de un planteamiento a priori estándar para este tipo de narrativas pero con una acotación de lo más interesante Clark Kent desaparece del mapa. Se trata de una historia sobre Kal-el en la que se plantea el porqué de sus acciones y su planteamiento vital de salvar civilización, más como obsesión que como voluntad propio.

mañana2

Todo parte de la desaparición de Lana, lo cual no hace repensar al kryponiano de manera diferente, pero no se trata de la única persona desaparecida, le ha sucedido lo mismo a un millón de personas. La imposibilidad de Kal-el de afrontar el sentimiento de culpa le lleva a confesarse con un cura que irrumpe en la trama como un instrumento del gobierno. La trama secundaria gira entorno a un grupo de operaciones especiales cuyas misiones consisten en “llevar la democracia a países subdesarrollados” y en la cual utilizan a un ente biológico desarrollado por alguna sección secreta del gobierno Sin embargo, las tramas secundarias pierden fuelle mientras que la exploración del sentimiento de culpa de Kal-el se hace más intensa. Este crea una especie de paraíso en el que todo el mundo es feliz, un mundo ideal en el que no es más que el último kryptoniano. Por el mañana, es una de las aproximaciones más interesantes a Superman como personaje único, no bipolar, a las implicaciones morales de su actitud de salvador. Un título imprescindible para los amantes de Kal-el.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s