Wave of mutilation

transmetropolitan1

Transmetropolitan,vols. 1-4 (Warren Ellis y Darick Robertson). ECC, 2015. Rústica, 144 págs. c/u. Color, 13,95 € – 14,95€.

Spider Jerusalem, el periodista ficticio que protagoniza Transmetropolitan¸ sirve para explicarnos como es la sociedad contemporánea. Para empezar el cómic es un título atípico para una editorial americana en el que la acción pura y dura queda en un segundo y tercer plano para dar protagonismo a la información relativa a la actualidad de la ficción en la que se desarrolla el texto. Spider no es un santo, tampoco una víctima de la corrompida sociedad en la que vive: unos Estados Unidos creados por Warren Ellis que son una hipérbole de lo que conocemos hoy día, a pesar de cuando dejo de publicarse, hace más o menos una década, pudiera parecer una fantasía política más que una representación social.

El mapa en el que Ellis nos sitúa es en el de una economía de mercado brutal en el que el asesinato y la extinción de animales es un bien de mercado, y rechazado por muy poca gente. Por otro lado el relativismo cultural ha alcanzado su máximo nivel, se permiten desde tecno-religiones que apoyan la lapidación de personas por cualquier motivo, a reservas culturales en las cuales se permite el sacrificio de seres humanos para mantener el sistema cultural. En ese sentido la obra de Ellis y Robertson es impecable, no solo por lo planteado y por el sentido crítico del mismo sino por la idea de dibujar el territorio a partir del mapa.

Spider Jerusalem es el personajes guía, el que nos va a introducir a esta selva en la que las personas se apabulladas por unos sistemas informativos omnipresentes y que obstaculizan la visión y la percepción de la realidad misma. Lo planteado por Ellis a finales de los noventa es nuestro día a día en el que el retuit no solo da respaldo a la información sino que a medida que retuiteamos hacemos la noticia más fiable. La paradoja de Spider es que no es un novato en este mundo, pero si fue testigo de excepción de la reconversión de Estados Unidos a ese futuro viciado.

transmetropolitan 3

Para ello nos valemos del primer recopilatorio “De nuevo en la calle”, en el que el protagonista vuelve de manera obligada a la civilización para poder finiquitar un contrato editorial. Este volumen nos sirve para: ver el ecosistema comunicacional y social en el que se va a desarrollar este título, hablarnos de la prehistoria del personaje, que se intuye rica, y su relación con el presidente del país, las nuevas necesidades biológicas y religiosas del país. Para ello dedica un capítulo para mostrarnos la televisión que se ve en ese momento, la caja tonta como reflejo de un país, y asiste a un congreso interconfesional en el que se muestra la variedad religiosa del momento, que esconde una crítica sobre la formación de las creencias. El segundo volumen “Pasión por vivir” sigue de manera errática el mismo camino a través de pequeñas aventuras: hacernos conscientes de lo extraño que es el mundo sobre el que estamos dispuestos a leer, y seguir indagando sobre los orígenes del personaje.

La tercera y cuarta entrega “El año del cabrón” y “La nueva escoria” marcan el punto de partida real de la historia. Spider se muestra como algo más que un periodista gonzo adicto a todo tipo de drogas, con “El año del cabrón” la obra se sitúa dentro de la política ficción. En periodo electoral el pueblo estadounidense debe elegir entre el presidente que ha hecho que el país se convierta en una selva del consumo amoral o un candidato que es todo sonrisas que pacta con la ultraderecha más rancia. Tras un artículo sobre Callahan, el segundo de los candidatos, Spider se convierte en un personaje mediático eclipsando con ello el verdadero motivo de su popularidad: sus artículos hirientes sobre la política del país.

El cuarto tomo, “La nueva escoria”, es el más brillante hasta el momento Spider se enfrenta a la bestia y vuelve a tener un encuentro con Callahan pocos días antes de las elecciones. Este volumen viene presidido por un trasfondo mucho más oscuro y está protagonizada en segundo plano por una población que elige al sonrisas como presidente a pesar del odio que este les tiene. La nueva escoria es aquella que es capaz de emitir un voto a aquellos políticos que les joden abiertamente sin ningún tipo de matiz. También hace acto de presencia como la política contemporánea desdibuja los rasgos ideológicos de los idearios políticos.

A pesar del tiempo que ha transcurrido de la publicación de Transmetropolitan es un texto que nos habla en presente tanto a la sociedad estadounidense como a la europea, en el que se esboza una visión metafórica de nuestro presente en un universo cruel, no tanto en la forma, sino por los usos y costumbres adoptados por sus habitantes. Así pues podemos entender la obra de Ellis y Robertson como una crónica de actualidad no solo por la representación socioeconómica sino por la puesta en valor de un discurso sobre la política en un medio como el cómic que no deja de ser una relectura sobre la cultura pop y los inconvenientes de trasportar dichos valores a los aspectos más trascendentes de nuestras vidas. Hoy más que nunca Transmetropolitan es una lectura necesaria.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

3 comentarios en “Wave of mutilation

  1. Pingback: [No] es sólo un cómic | El lector bicefalo

  2. Pingback: Wave of mutilation (2) | El lector bicefalo

  3. Pingback: Wave of mutilation (y 3) | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s