Sobre Corrina Park

ladron1

Ladronzuela (Michael Cho). La Cúpula, 2015. Rústica, 98 págs. Color, 12,5 €

Corrina Park es un paradigma en sí misma. Licenciada en literatura inglesa, su trabajo en una agencia de publicidad como copy no le satisface como ella cree que debería hacerlo. Sin embargo, eso no son los rasgos que la caracterizan como tal ni que la convierte como un ejemplo para explicar parte dela sociedad contemporánea. Corrina se define por el entorno que la rodea: el de la hiperinformación.

Podríamos presuponer que por el trabajo que tiene esta lleve una vida cool, llena de emociones, que va de fiesta en fiesta y que tiene gran éxito con los hombres. Vamos, que tiene una vida social envidiable; pues resulta que es todo lo contrario, a pesar de estar todavía en la veintena se comporta como una señora que se aísla de todo lo que supone banal y se encierra en su apartamento con una gata que parece no tenerla en demasiada estima. Eso se transmite en la vida en su vida online, mientras que sus coetáneas tienen una vida llena de emociones y no dudan en sacar provecho de las redes sociales para ligar Corrina busca otros placeres como son los pequeños hurtos, es decir, en la vida offline. Dicha manía cleptómana refleja cierta manía de esta sociedad por el autocontrol, ella roba en un supermercado de barrio de una gran cadena porque cree controlar la situación lo define como algo medido, casi como una ciencia pero que en realidad no es más que una mera ilusión.

ladron2

Pero ¿en qué contexto social se mueve Corrina? Ni más ni me nos que el de la hiperconexión. En un interludio que separa esa vida ideal que cree tener la protagonista y la que realmente quiere tener, esta asiste a una fiesta de la inauguración de una red social desde la cual se puede hacer realmente todo; ya sea encontrar amigos o comprar desde ella. Un software con una arquitectura de base de datos en la que los usuarios crean el contenido, eso es lo que son las redes sociales en esencia, y a la conclusión que llega Corrina tras dicho evento, de ser un mero contenido. Eso, y un pequeño desengaño amoroso le hacen reconsiderar su posición en el mundo a través de su condición laboral. La volatilidad en el empleo hace que reconsideremos la idea de definirnos a través de “nuestra” profesiones, existen más parámetros a través de los cuales podemos explicarnos.

Corrina cree, vive, en la fantasía de hipercontrol, de ahí que cometa pequeños hurtos. Cuando dicha fantasía se desvanece, desparece ese dominio de la situación. El dependiente de la tienda donde roba la pilla in fraganti y decide dejar el trabajo en la agencia de publicidad en favor de buscarse la vida por sí misma. Michael Cho plantea un relato sencillo en el que la protagonista debe valorar su posición en el mundo, con un tempo envidiable. No juega a la vana crítica del ecosistema social contemporáneo sino que pone de relieve las prioridades de las personas por encima del orden social preestablecido. Cho tiene la delicadeza de crear un texto contundente con un estilo visual bello que en esencia nos habla de la necesidad de un cambio en los nuevos sistemas de relaciones sociales que abogan por intermediarios con intereses ajenos a los puramente comunicativos.

P.D.- Dándole vueltas a Ladronzuela me doy cuenta de que es una especie de El club de la lucha, pero con mano de seda, mucho más elegante y aunque no lo parezca por las formas, mucho más visceral.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s