Spain is pain #232: Presencia.

E-191

E-19 (Mayte Alvarado) El verano del Cohete, 2015. Rústica, 72 págs..Color, 19€

La obra de Mayte Alvarado es eminentemente femenina, o dicho de otra forma, tiene a la mujer en el centro de sus narrativas. Pero no en un sentido único y aislado sin referencias de otro tipo. Son mujeres en mundos masculinos, así que a pesar de ser ellas las protagonistas, son los hombres los que dominan, construyen y regulan dichos mundos. En Livianas (2012) el relato se desarrolla en una ciudad donde las mujeres volaban y los hombre para evitarlo las encierran en jaulas; en Miss Marjorie (2013) unas manos masculinas, el hombre reducido a sus extremidades superiores, manipulan a una protagonista encerrada en su mundo.

En E-19 el relato de lo femenino es completamente diferente. La mujer solo aparece en su esencia y en el recuerdo del protagonista. Este primer cómic de Mayte Alvarado está protagonizado que vive solo en una especie de jardín del Edén en el cual cultiva sus propios alimentos, tiene su hogar pero echa de menos la compañía de alguien, concretamente su pareja, existente o imaginada. Para ello construye una androide no tanto para sustituirla sino porque su presencia parece, hasta cierto punto, calmarle la soledad. Pero el robot, la forma, no es ni mucho menos la esencia de la mujer. La androide parece tener, al menos, en su estructura exterior todos los atributos femeninos, pero no deja de ser una construcción elaborada desde una perspectiva masculina. Él le regala una flor, acto de galantería clásico, pero cuando la androide aprecia la belleza de la mariposa empieza una transformación frustrada por no habérsele incluido los atributos interiores, inherentes a lo femenino, que le ayuden a reimaginarse a sí misma. El hombre no es capaz de crear algo femenino con sus propias manos, sino una imagen de lo que él cree en que consiste la mujer.

E-192

Sin embargo E-19 bordea el relato de lo humano desde dos puntos de vista con dos referentes muy claros. El primero Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer sobre la Tierra según el Antiguo Testamento, aunque a diferencia de ser el propio Dios el que crea la mujer a partir de una costilla de Adán, es decir definiendo a la mujer a partir del hombre, aquí es él, en ese jardín del Edén en forma de granja, que con su imaginación y conocimiento, una especie de costilla metafórica, construye una mujer ideal, al menos en forma.

El segundo referente es Frankenstein que describe la voluntad humana por crear vida y moldearla al antojo del hacedor. A pesar de que el protagonista no esconde ningún fin oculto para su androide. La elaboración de la misma es en si misma una idea perversa. Así pues, E-19 a pesar de sus formas amables esconde  el fondo un cómic crudo con gran capacidad para sintetizar un gran número de conceptos y referentes en un discurso único y personal que encaja con el resto del universo imaginado de una autora con los pies en la tierra.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s