Lobo – El último czarniano (Alan Grant, Keith Giffen y Simon Bisley)

lobo portada
Lobo: El último czarniano (Keith Giffen, Alan Grant y Simon Bisley). ECC, 2015. Cartoné. 160 págs. Color. 16,95 €

En la crítica de Batman/Lobo y Lobo: Autopista al infierno quedaba bien claro lo que significó el personaje de DC a lo largo de su historia, con dos miniseries publicadas a principios y finales de la primera década del siglo XX. Pero más allá de lo que supone el poso actual de lo que es el héroe bárbaro por antonomasia, esta bien recuperar el origen de El Hombre, un héroe hijo de su tiempo que hace de la testosterona y la violencia los atributos más apreciables en cualquier humanoide.

Si en los mencionados volúmenes podíamos ver lo que ha supuesto Lobo en el universo de DC, tanto en su cruce con Batman como en la reinterpretación casi honorífica de Scott Ian, en Lobo: El último czarniano asistimos a la génesis total del personaje. Aunque lobo ya había pupulado por diversos cómics de Keith Giffen, no es hasta El último czarniano cuando el personaje se pone totalmente a los mandos de su propio destino, convirtiéndose en lo que es, una excusa para la violencia, el movimiento perpetuo y el cambio a través de la entropía más pura y explosiva.

lobo pag

En El último czarniano, Lobo debe trasladar, con vida, a una prisionera galáctica, lo cual no es más que una anécdota para los guionistas, que utilizan el viaje para enfrentar al héroe con todos los grupos que se le cruzan por delante, añadiendo palizas y matanzas a un conteo infinito. Al final todo se resume a lo mismo, Lobo es un tío integro y violento, una oda al ideal más fascista, el sueño húmedo de cualquier poeta futurista y la peor interpretación posible de los ideales nihilistas.

Por si esto fuera poco, el tomo se cierra con una aventura en la que Lobo tiene la misión de acabar con la vida del propio Santa Claus, el cual no es más que un déspota que abusa de sus elfos esclavos. Al final todo es lo mismo, lobo desmembrando y soltando one-liners demoledoras. Lo mismo pero tremendamente divertido si somos capaces de leer la inteligente ironía de Keith Giffen y Alan Grant.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s