Tres acercamientos lunáticos

strange tales portada
Strange Tales (Steve Mannion). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 128 págs. ByN. 14,95 €

Uno de los debates más clásicos dentro de la cultura popular es saber si mola más un pirata o un robot, algo que lleva a la elaboración de largos y contundentes argumentos. Una dialéctica que se expande hacia el infinito a medida que crece el tiempo libre y la masculinidad de los integrantes del debate. Existe un perfecto ejemplo en el programa televisivo El guerrero más letal que empleando la ciencia más puntera respondía a preguntas tan básicas como quién ganaría en una pelea entre un vikingo y un samurai, para derivar hasta incógnitas más ontológicas sobre si un comando de la contra nicaragüense podría vencer a otro de las SS nazis. Al final todo era una estupidez sin más, pero te podías pasar horas viendo a expertos destrozar reproducciones en gelatina de torsos humanos con espadas medievales o granadas de mano.

Parece que Steve Mannion se veía incapaz de elegir entre tantas opciones de cosas molonas que la historia humana y la imaginación más estúpida han regalado al imaginario colectivo, con lo que nunca ha tenido problemas con mezclar los más diversos conceptos del divertimento más popular para después de pasarlos por su visión personal crear relatos e historias con el único y último fin de divertir y molar, molar más que nada. Ya en The bomb se pueden ver y disfrutar todos los elementos que hacen única la obra de Steve Mannion, pero antes de crear esa serie donde nació su personaje estrella Fearless Dawn, Steve Mannion había desarrollado las bases de su universo propio en tres cómics: Strange Battle Tales, Strange Fairy Tales y Strange Pirate Tales. Dedicados a tres géneros tan populares como el bélico, la fantasía o los piratas, una de las subdivisiones del género de aventuras más popular.

Los tres cómics, que ahora son agrupados en el tomo Strange Tales comparten un estilo y puesta en escena totalmente común, poco importa que Steve Mannion esté narrando una batalla en un futuro lejano o contándonos la búsqueda de un tesoro en una isla llena de caníbales, todo pasa por su interés personal en mostrar montañas de músculo con pocas luces y mujeres de curvas imposibles con una inteligencia superior. La estupidez, la ironía y las ganas de sorprender habitan los tres números, aunque para ser justos hay que reconocer que las tres apuestas tienen un resultado algo diferenciado, siendo sin duda la segunda, la dedicada a la fantasía, muy superior a las otras dos, aunque no se puede negar que el Steve Mannion más personal lo encontramos en la sección dedicada a los piratas, donde nos presenta por primera vez a sus personajes Brownhole Jones y la marinera Lil, una de las mejores parejas de la historia de la ficción pirata.

strange tales pag

El primer tercio de Strange Tales, el dedicado a los relatos bélicos, nos presenta historias sin demasiada profundidad pero llenas de ingenio. Casi parece que el autor está más preocupado por tener ideas geniales que por trabajarlas. Esto se puede ver fácilmente en las historias cortas dedicadas a la Segunda Guerra Mundial, donde tan rápido como plantea la idea la finiquita, dejando más un regusto de ingenio que las verdaderas ganas de explicar un relato. En cierto sentido, el último tercio es bastante parecido, con historias de piratas cortas, aunque la genialidad de sus personajes marineros, los cuales repetirán en siguientes obras, eleva estas historias. Quizás si fueran protagonizadas por otros personajes no serían tan geniales, pero Brownhole Jones y Lil son una perfecta pareja cómica, un clásico instantáneo dentro del cómic, ya que si el humor estúpido de Brownhole Jones es de tu agrado es difícil que puedas dejarlo escapar.

Aunque la verdadera genialidad la encontramos en el segmento intermedio, donde Steve Mannion hace una loca relectura del género de fantasía que realmente no es tan innovadora, aunque permanece alejada de la representación cultural. Steve Mannion plasma la historia de espada y brujería más absurda que uno pueda imaginar, con personajes planos llenos de profundidad y un amor enorme por solucionar los problemas rompiendo sus causas. La historia principal de este relato parece una partida de Dungeons & Dragons pasada de vueltas, que no es más que lo que suele ser cualquier partida de dicho juego de rol. La perfecta fantasía escapista de cualquier nerd lleno de granos, con músculos, muchos músculos y demonios y tías buenas por doquier. Steve Mannion recoge lo que ha pasado por la mente de incontables preadolescentes y se toma la molestia de hacer un cómic de ello. Todo un regalo muy de agradecer.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Un comentario en “Tres acercamientos lunáticos

  1. Pingback: Tributo a los padres fundadores | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s