Chicas explosivas

THE_BOMBportadaLow
The Bomb (Steve Mannion). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 158 págs. ByN. 17,95 €

Los estudios culturales son una rama de pensamiento de las ciencias sociales que en cierto sentido abandonan por completo todo lo que tenga que ver con el concepto científico, reduciéndose casi a la interpretación subjetiva como único medio para desentrañar el funcionamiento de la sociedad y las relaciones de poder que se establecen dentro de ella misma. Este resumen puede molestar a algún que otro investigador, pero en resumen eso es lo que se defiende, la sociedad como un constructo de relaciones que se va perpetuando y reformando a si misma. La imagen es casi poética, ya que la sociedad, lo humano más allá de lo biológico es un entramado primero artificial y después con vida extra. Así que no es de extrañar que las minorías, desde los inmigrantes antillanos en Inglaterra hasta los homosexuales, fueran los primeros en usar los estudios culturales primero para denunciar como la sociedad los colocaba como sujetos de segunda, muchas veces de forma subversiva; y segundo como herramienta de acción para mejorar su propio estatus dentro de la sociedad.

Así que en cierto sentido los estudios culturales dejaron de ser un medio de estudio para pasar a ser una herramienta de acción, un elemento académico en si mismo pero que realmente busca más el cambio de su objeto de estudio que el análisis del mismo. De este modo podemos encontrarnos cosas tan interesantes como análisis de la producción de películas de la saga James Bond desde una perspectiva lesbiana. Todo esto sirve simplemente para que me pregunte qué diantres pensaría algún o alguna que otra investigadora de los estudios culturales si en sus manos cayera un volumen de The Bomb, el cómic de Steve Mannion, una celebración de la fantasía escapista masculina heterosexual desde los idealizados años de la Segunda Guerra Mundial. Me gustaría pensar que lo primero que defendería cualquier lector de The Bomb es que es un cómic ante todo divertido, divertido a rabiar, lleno de humor y acción, y con ese toque picante que alegra un poquito a cualquier adolescente, sin importar el número de décadas que el adolescente cargue en sus piernas. The Bomb es la bomba.

Steve Mannion crea un universo atemporal donde se mezclan los elementos más tópicos de la serie b más barata, desde los nazis hasta los piratas, regándolo todo con dinosaurios, zombies y robots. Pero sin duda, lo más llamativo de The Bomb sons sus protagonistas femeninas, chicas que parecen pin-ups de bombarderos B52 que han tomado vida y han optado por vivir las aventuras más disparatadas posibles sin abandonar un halo de ingenuidad y fuerza. Ingenuidad porque el mal presente en The Bomb es del todo anecdótico, casi infantil, pues es una maldad de opereta donde los nazis no pasan de ser masas de músculo tan torpes como idiotas y los dinosaurios son incapaces de herir a una mosca. Esto hace que las protagonistas pongan todo su empeño, sin saber muy bien, lo que hacen al enfrentarse a estos enemigos, lo que garantiza siempre que las chicas terminen salvando el día aunque sea de forma casual y sin que sus intrincados planes tengan que ser exitosos como ellas pensaban.

Fearlessdawnoutfit

Y fuerza porque no se puede negar que Steve Mannion tiene un cariño especial por sus chicas, haciéndolas del todo independientes y poderosas. Fearless Dawn, la protagonista principal, es una adolescente que sin saber muy bien como termina luchando contra un grupo de nazis que intentan conquistar su bucólico pueblo, representante de la arcadia americana de los pasados años cincuenta. Como lectores no podemos evitar encariñarnos con Fearless Dawn, pues aunque aparezca ligera de ropa y con unas curvas espectaculares, es antes una bomba de ternura que cualquier otra cosa. Algo parecido ocurre con la Chavala de la Jungla, la cual carece de una inteligencia avispada y debe su supervivencia más a la suerte que a cualquier otra cosa. Incluso Betty, la compañera de aventuras de Fearless Dawn, y la marinera Lil, dolor de cabeza y obsesión del pirata Brownhole Jones, son capaces de mostrar una feminidad propia más allá de su personalidad más dura y directa.

No nos engañemos en ningún momento, porque el propio Steve Mannion no intenta engañarnos en ningún momento, The Bomb no es un cómic para tomarse en serio, lo excesivo, lo absurdo e incluso por momentos lo idiota, puebla todas sus páginas. Pero esto no significa en ningún momento que la lectura del cómic sea una perdida de tiempo o un mero entretenimiento a olvidar tras su consumo. The Bomb se debe leer como está dibujado, jugando con la improvisación, con los continuos saltos de estilo de Steve Mannion que no son más que una respuesta a una narración que crece y decrece continuamente, sin miedo a los callejones sin salida o a los descubrimientos fortuitos. Todo desde una perspectiva de amor hacia el entretenimiento más puro y visceral. Al final, creo que The Bomb, desde una perspectiva de los estudios culturales, es un acto de empoderamiento social, principalmente femenino, pero también del grueso de la sociedad, un intento de virar el timón hacia una sociedad más igualitaria pero también más desenfadada y divertida.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

3 comentarios en “Chicas explosivas

  1. Pingback: Tres acercamientos lunáticos | El lector bicefalo

  2. Pingback: Fearless Dawn (Steve Mannion) | El lector bicefalo

  3. Pingback: Lo mejor más allá de las fronteras nacionales del 2015 | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s