Spain is pain #223: La puta gauche divine (venida menos).

felices1

Los felices 90 (Boada y Onliyú) La Cúpula, 2015. Rustica, 132 Págs. B/N 15,9€

A finales de los sesenta cualquier forma de lucha por la libertad estaba bien vista incluso la de aquellos que parecían estar desligados de la revuelta ejercida por el musculo obrero que constituía la base de la clandestina izquierda española. Intelectuales y artistas se unían a través del arte para buscar otras formas de expresión que ayudaran a ver las cosas de otras manera, la Escuela de Barcelona estuvo ahí por medio, y mediante la política activa mezclándose con los luchadores de primera línea tal y como se puede ver en El sopar (1974) de Pere Portabella.

Tras el fin de la dictadura y pasados los años 80 en los 90 no queda sombra de ese movimiento social y político en el que la clases más favorecidas se preocupaban por la situación del país. Tan solo quedan los herederos, en muchos casos los descendientes de los primeros que no son ni un tenue reflejo de todos los que treinta años antes fueron capaces de constituir un movimiento. La gauche divine se convierte en una especie de progres libertinos con una conciencia de clase, quizás no tan presente como hoy día, pero inherente en sus hábitos y costumbres sociales.

Los felices 90 de Boada y Onliyú es un reflejo de esos años previos a las olimpiadas en la que la Barcelona de siempre iba a desparecer, pero visto con el tiempo lejos de la crónica que pudo suponer, más que nada tomar el pulso a una ciudad que iba a cambiar su faz para siempre es más una crítica sobre las diferencias sociales existentes y como las rutinas de los de arriba no iban a hacer otra cosa que perpetuarlos. La puesta en escena es básica pero efectiva, conviene que los lectores identifiquen rápidamente quienes son los actores principales de una obra que salvando las distancias guarda cierto parecido a Sé infiel y no mires con quien de Fernando Trueba. Aquí la petite bourgeoisie lleva una vida completamente alejada del resto de personas tomándose la vida de las clases más bajas como un divertimento. Es todo como un gran divertimento de un adolescente que solo busca divertirse sin atender a las consecuencias de sus actos.

felices2

La trama gira en torno a tres personajes Luz, Cristian y Juana, la primera es la madre de los otros dos. Las cosas empiezan a complicarse cuando, ya en las primeras páginas, Patricia, una amiga neurótica de Luz, se enamora de Cristian. Para llevárselo a la cama lo contrata a él y a la hermana para trabajar en una producción cinematográfica. Eso es el desencadenante para que los chicos conozcan la vida canalla del mundo del cine, de la Barcelona oculta, presuntamente real, y de paso para conocer como es ese pensamiento progresista que más bien es una apuesta por mantener el estatus quo.

En cierto momento Luz conoce Fernando, un amigo del novio de la hija, que es camello y de vez en cuando roba para sobrevivir, esta le pide que la lleve a cometer un pequeño delito, como un juego. Fernando no es más que algo pasajero, sin ningún tipo de dudas uno de los que tiene que sufrir el ritmo de vida de Luz y sus amigos. Onliyú y Boada nos muestran a través de situaciones por el estilo una sociedad clasista sin un mínimo de empatía por el prójimo, que se queja como está quedando la Ciudad Condal por las obras olimpiadas, pero sabiendo que son ellos los que saldrán indemnes después de tanta reconversión.

Al final el relato va abandonando lo coral y profundiza en la vida de Luz, su pasado y su presente, y de cómo pretende enfocar su futuro, sus hijos se convierten en accesorios. Para ello los últimos capítulos son catárticos para el personaje, fiestas con amigos del pasado, separación con los hijos y un último encuentro con el ex-marido. Luz rompe con todo lo que le ata socialmente a la clase pero no con la clase. Los felices 90 es un ejemplo perfecto de lo que fueron los cómics de los noventa que buscaban plasmar la vida de una Barcelona que poco a poco abandonaba los ochenta y todo lo que supusieron para la ciudad; que tuvieron un gran valor como crónica urbana y a día de hoy como crítica a esta.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s