Hecha la ley

supernatural-law-portada-low-500x761Supernatural Law (Batton Lash). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 192 págs. ByN. 18,95 €

Los entornos profesionales son enormemente útiles a la hora de crear universos de ficción, tanto en el caso de que sean conocidos por el grueso de los consumidores como si los mismos son totalmente desconocidos. Los espacios laborales reconocibles por el grueso de la población, como pueden ser el policial, el médico o el jurídico, permiten que que el espectador entre rápidamente en la trama sin necesidad de pasar por un tutorial demasiado complejo. Por su parte, si nos enfrentamos a entornos del todo novedosos, como los integrantes de un circo ambulante, consiguen que la propia novedad de las coordenadas vuelva la ficción interesante para el espectador. Aunque quizás sea más fácil atraer al público con la novedad, el cual puede quedarse hasta que se desinfle el globo de la novedad, en el caso de los caminos ya recorridos, el consumidor necesita rápidamente algo novedoso, algo que le haga quedarse con la enésima obra de ficción de abogados, algo que la haga relucir por encima de la media.

Precisamente a este juego de dar algo más a historias conocidas mil veces es a lo que recurre Batton Lash en su cómic Supernatural Law, tomo que recoge los primeros números de su serie Wolff & Byrd, asesores de lo macabro, para conseguir que la vida de dos abogados nos resulte lo más entretenida posible. Supernatural Law nos cuenta las vicisitudes laborales, y algunas personales que no se escapan del terreno profesional, de dos abogados que han decidido explotar un nicho de mercado aparentemente olvidado, la relación de la ley con lo sobrenatural. De este modo, estos dos letrados de Nueva York o bien defienden a criaturas sobrenaturales o hacen lo mismo con personas mundanas afectadas por lo oculto. En este momento cabe reseñar que Batton Lash opta por una decisión valiente, ya que aunque sus historias están llenas de horror y humor, mantiene todo el universo controlado por la ley, es decir, que aunque hablemos de posesiones infernales o ataques de hombres lobos, la última palabra siempre la tendrá el juez tras la pertinente exposición de los hechos por parte de la fiscalía y los abogados.

En realidad, esta opción de Batton Lash por atar a la realidad los casos de sus abogados de ficción da una capa más de humor a sus historias, quizás la más brillante, pues enfrenta a seres del todo irracionales a la frialdad matemática de la burocracia legal. A Batton Lash no le faltan recursos para llenar Supernatural Law de humor, recurriendo a ese humor norteamericano blanco tan característico donde no se daña a nadie, haciendo de la inocencia y los juegos de palabras el principal vehículo para arrancar una sonrisa al lector. Sin embargo, personalmente creo que la revolución llega al aunar ese humor inofensivo y tierno, como un gnomo que declara ser amante de la cerámica, con lo kafkiano del sistema judicial, en este caso el norteamericano. Aunque elementos como Dracula pueden parecer de lo más terrorífico, lo cierto es que no son nada ante las apelaciones y sobreseimientos del juzgado. Es en este choque donde Batton Lash muestra el absurdo de la vida real, capaz de absorber cualquier realidad mágica para envolverla en la mediocridad más ufana, como puede ser una criatura del pantano peleándose por conseguir el mayor dinero posible a la hora de vender a la televisión los derechos de su historia.

thlulu-libros-prohibidos1

Es cierto que este intento de racionalizar lo sobrenatural ya se ha realizado en numerosas ocasiones, pero Batton Lash lo lleva tan lejos y lo hunde tanto en un terreno tan aburrido como la abogacía cotidiana, que al final termina encontrando el humor al enfrentar monstruos y leyes. Nada pueden los colmillos sobrenaturales y la gelatina ectoplásmica contra el largo proceso de elección de un jurado popular. A todo hay que sumar las personalidades de los dos abogados protagonistas, Alanna Wolff y Jeff Byrd, que cumplen a la perfección su papel como abogados grises entregados por entero a su trabajo, totalmente ajenos a la espectacularidad o maldad de sus defendidos. Sin olvidar, claro está, a su incansable secretaria Mavis. Un trío que representa lo más pragmático del ejercicio de la abogacía.

De las estructuras narrativas de Batton Lash en Supernatural Law poco se puede decir en su contra, el autor sabe cambiar con acierto entre los casos puntuales a los que dedica unas pocas páginas y los de mayor recorrido que nos permiten conocer más en detalle a sus dos abogados y sus clientes, consiguiendo que la vida personal de los protagonistas se cuele en su despacho, pues al final los dos no dejan de ser dos adictos a su trabajo. Todo sin olvidar el caso de defensa del monstruo Terrón, que casi se convierte en un estudio del proceso judicial norteamericano en el que se juzga a una extraña criatura del pantano. En el terreno visual es quizás donde flaquea algo Batton Lash, y no precisamente por falta de calidad en su trabajo, pues a lo largo del cómic el autor deja claro su domino del lápiz, aunque desgraciadamente mezcla varios estilos sin que parezca haber demasiado concierto entre los mismos y optando la mayoría de las veces por uno quizás demasiado sencillo y falto de garra. En todo caso, no se puede negar que Supernatural Law cumple lo que promete, una típica historia de abogados, en la que todos podemos entrar sin problemas, para dejarnos seducir por los horrores y la alta cantidad de humor que pueblan sus páginas.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s