Desde lo más profundo

Bahia1

Bahía de San Búho (Simon Hanselmann). Fulgencio Pimentel, 2015. Rústica, 176 págs. Color. 24€

Hay hechos que unen profundamente los textos que leemos con nuestras vidas, y no se tiene que entender como la idea de que el escritor está narrando para nosotros o contando hechos similares a los nuestros, a veces eso simplemente pasa, no pasa o está solo en la mente del lector, lo cual es perfectamente lícito y esperable. Si en la entrada que desde este blog Barto le dedico a la primera entrega, hablar de primeras y segundas partes en estos casos es algo básicamente bastardo, habla del dialogo que se establecía entre su generación, en la cual no me incluyo por edad pero si por amistades compartidas,  y la obra de Hanselmann hay hechos en estos dos libro que conectan con todos nosotros: desde la fiesta de 1 hora en la que tres tíos se beben todo el alcohol disponible, el mítico final de fiesta en una convención de Star Trek que viví con mi compañero de blog, o el día que nos juntamos unos cuantos para hacer una intervención artística con sprays y plantillas con la noble intención de aprobar una de las últimas asignaturas de la carrera.

Todo está ahí, a otro nivel, en Bahía de San Búho, donde Hanselmann nos habla directamente de tú a tú  en una especie de sitcom deprimente en la que Búho se convierte en el recurso evidente y arquetípico para todo tipo de gags, bromas y las innumerables putadas que se les ocurren a Meg, Mogg y WW Jones. Búho es el gordito triste que está en todos los grupos de amigos, el único que tiene ganas de progresar pero que nadie le deja hacerlo, aunque todos sabemos que donde realmente encaja es donde está. Sus aspiraciones por llegar a tener una “vida normal” son siempre anuladas por su trio de amigos. Si le echamos un vistazo rápido, parece que le están puteando, pero veámoslo desde otro prisma Meg, Mogg y WW Jones son conscientes no sé si de su capacidad o de que en lo más hondo de su corazón no les queda más remedio que quedarse donde están y ser como son. Pero Buho no, no cree ser como ellos , de hecho, desde mi punto de vista lo que hacen es  salvarlo  continuamente de fracasos mayores, aquellos ligados con la vida de la mayoría silenciosa.

Bahía de San Búho se abre con Altered Beasts  una de las mejores historias del autor, en esta, Meg y Mogg son invitados a una fiesta de compromiso de unos excompañeros de instituto. Periodo de la vida de los personajes que define su devenir en el futuro, que ahora es un presente triste y gris, en el que se pone de manifiesto que la amargura de estos proviene desde lo más profundo. Está enraizada, sobre todo, en lo irrealizable; en aquello que no pueden hacer con sus vidas: salir de donde están. Porque ese es el deseo que se plasma en todas las páginas de este volumen, si en el primero lo humorístico del slacker way of life apagaba en cierta manera la tristeza contenida en las historias. En este caso la pena, la desazón y las ganas de que todo se pare por un segundo para ver si pueden mejorar un poquito sus vidas, es tal que hace que los chistes se ahoguen en el más profundo de los desalientos.

Bahia2

Las tres historias con las que Bahía de San Búho finaliza son un punto y aparte, la vida ya no va a ser igual para nadie, posiblemente para WW Jones sí, pero “Despertador”, “Canela” y  “Cocteles” suponen uno de los finales más deprimentes de los que he leído el último año. En la primera cierra temáticamente lo que ha sido gran parte del libro, Búho comprende que es un perdedor y que nunca dejará de serlo, ha sido puteado por sus compañeros de piso y no consigue un trabajo que le haría entrar en la esfera de lo normal. En “Canela” se presagia el fin de la relación de Mogg y Meg y para acabar “Cócteles”, en el que Búho decide dejar de lado a sus compañeros de piso y huir. Este es el primero de ellos en tomar una decisión real, el resto suponemos que a partir de ese momento tendrán que tomar un camino propio salir, si quieren, del lugar en el que se encuentran.

 Bahía de San Búho es anímicamente hablando un tebeo triste, y aunque cueste decirlo mejor que el anterior, quizás más maduro aunque posiblemente sea mejor decir más autoconsciente y pleno. Hanselmann trasciende como autor para traducirse en su propia obra desglosando su personalidad a través de Meg, y aunque suene pedante, configurándose como una trágica Ofelia, a la que rinde homenaje en la portada de esta edición. Este conoce el fin de sus personajes, pero no al modo del narrador omnisciente tradicional, sino de una manera más orgánica, vital, y familiar.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Un comentario en “Desde lo más profundo

  1. Pingback: ¡Hail Hanselmann! | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s