Reflejos en el humo del futuro pasado

tarantula port
Madame Tarántula: Futurewest (Mike Hoffman). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 72 págs. ByN. 11,95 €

Absolutamente nadie en todo el mundo sabe como será el futuro, los grandes visionarios del siglo XX fueron incapaces de concebir como sería la vida a partir del año 2000, ya hemos comentado alguna vez que muchos esperaban que para estos días tuviéramos ciudades en la Luna y coches voladores, mientras que nadie sospechaba que llegaría algo conocido como un Smartphone. Así que quizás lo mejor sea volver la mirada atrás e imaginar nuevos contextos mezclando lo que ya ha sucedido, destruyendo el mundo sólo para reconstruirlo con las piezas que nos vayan interesando en cada momento, ya hablemos de hachas vikingas, dirigibles nazis o cuadrigas romanas. La cultura contemporánea se ha convertido en una especie de batidora donde la originalidad llega más por el orden y posición de los elementos que por la aparición de nuevas ideas.

Esto es lo que hace precisamente Mike Hoffman en su obra Madame Tarántula: Futurewest, una reconfiguración del Salvaje Oeste americano con elementos de la serie B más pulp hasta llegar al Nuevo Oeste, donde indios y vaqueros se mezclan con androides y mutantes. Ya habíamos hablado de Mike Hoffman en relación a su revista Tomb of Terror, creada junto al guionista Jason Crawley; una recuperación del espíritu más clásico de las publicaciones de Warren pero con un filtro más gamberro y menos políticamente correcto. Madame Tarántula también es un ejercicio nostálgico, aunque con la hibridación que ya hemos comentado, ya que su autor plantea un futuro donde tras una aparente edad dorada de la tecnología, diversos cataclismos ecológicos y bélicos han reconfigurado los restos de los días de glorias en un escenario que funciona a semejanza del viejo oeste. Este ejercicio no es nuevo, y vemos como otras sagas también han usado el futuro distópico para recrear épocas pasadas, casos como las novelas de Los juegos del hambre o los videojuegos Fallout, que a pesar de estar ambientadas en el futuro, recrean a su modo el Imperio Romano y la Norteamérica del baby boom de los pasados años 50.

Pero no es menos cierto que Mike Hoffman tampoco se toma muy en serio la cronología de su universo retrofuturista, no al menos en el sentido más matemático, pues en el artístico su implicación no podría ser mayor. En Madame Tarántula: Futurewest no encontraremos una saga épica en tres actos con su final apoteósico y liberador, más bien seremos espectadores del deambular de su protagonista por un escenario imposible donde todo responde a la fiebre de la imaginación, donde las emociones tienen más peso que la lógica. Mike Hoffman inventa un año 7011 muy particular con unas bases muy simples: en algún momento el centro de Norteamérica se inundó y el Nuevo Oeste es un páramo nuclear donde sólo los más valientes o estúpidos se atreven a entrar en busca de un codiciado nuevo mineral. Lo demás poco importa, pues cada nuevo dato o información no es más que la puerta para decenas de nuevos interrogantes, ya sea ese nuevo y ya extinto Nuevo Imperio Español o el hecho de que Madame Tarántula sea una mestiza, aunque no sepamos muy bien de qué.

tarantula pag

Madame Tarántula: Futurewest se debe de entender como un juego estético muy cercano a la improvisación, como una serie de ideas que bullían en la mente de Mike Hoffman y que ven su salida en volutas extrañas y hermosas que parecen no tener orden o concierto. Las historias cortas recopiladas en el volumen parecen no seguir ningún orden concreto ni llevar a ningún clímax donde encajen todas las piezas. En su lugar, acompañamos por un espacio árido y nuclear a una joven que trata simplemente de sobrevivir, sin preocuparse demasiado por las personas que le rodean, pues como defiende el propio Mike Hoffman en los extras al final del cómic, Madame Tarántula es más una villana del Nuevo Oeste que una heroína dispuesta a solucionar entuertos.

Por último no se puede pasar por alto el trabajo gráfico del propio Mike Hoffman, un arte que es imposible que no nos traiga a la mente el trabajo del mítico Frank Frazetta, del que el autor del cómic en cuestión bebe a grandes tragos. Por suerte, Mike Hoffman no se limita a ser una mala copia de Frazetta, y desde esa referencia construye un estilo propio lleno de puntos de unión, aunque con un gusto más notable por el cartoon más clásico. Este trabajo visual hace que Madame Tarántula: Futurewest sea un cómic que se disfruta tanto leyendo sus historias cortas como simplemente observando sus páginas, páginas llenas de una chica atractiva con capacidades más que de sobra para enfrentarse a cualquier peligro, así que es difícil imaginar qué más se podría pedir.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “Reflejos en el humo del futuro pasado

  1. Pingback: Tributo a los padres fundadores | El lector bicefalo

  2. Pingback: Tomb of Terror Vol. 2 (Jason Crawley, Mike Hoffman y AA.VV.) | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s