Spain is Pain #213: Mondo raro.

souffle1

Soufflé (Cristian Robles) La Cúpula, 2015. Rústica, 100 págs. Color, 14,5€

Hace unos meses Cristian Robles nos sorprendía con Ikea Dream Makers una obra totalmente inesperada en la que se nos mostraba de forma alucinógena la vida de un tipo atrapado, primero en un habitáculo de una macrotienda de muebles y luego en una especie de espacio sicotrópico en el que estos muebles son construidos bajo la supervisión de un tirano. Se trata de una obra que nos muestra con gran solvencia, pero sin moraleja barata una lectura sobre el espacio que ha ido ocupando el capitalismo en nuestras vidas.

Tan solo unos meses después nos llega el segundo trabajo de este autor: Soufflé. Una obra en la que ha dado un salto cualitativo, aunque en tan poco espacio de tiempo es difícil hablar de una evolución o una progresión. En principio se trata de dos obras muy diferentes en la que la concepción del diseño de personajes y espacios dan unos valores muy concretos al trabajo. Si en el caso de la primera obra nos encontramos con un entorno fantástico, en Soufflé lo gráfico bebe de la realidad pero permitiéndose ciertas licencias surrealistas provocadas  por la droga de moda del momento y que da título a este trabajo.

Daniel, Gross, Andy, Bea y Lana protagonizan una historia no como colectivo, auqneu en un primer momento podría paracerlo, sino como un grupo de individuos que no se plantean opciones de vida más allá de ellos mismos y a los cuales las desgracias los convierten en seres egoístas, irritables y faltos de empatía. Estos son consumidores de Soufflé, a pesar de las advertencias del gobierno, una droga tipo cannabis que en apariencia parece inofensiva pero que con el consumo excesivo hace que pierdan partes de su cuerpo en el caso de Andy la mano derecha y de Bea los ojos.

souffle2

El relato se plantea como un thriller atípico basado en la linealidad y la causalidad pero sin abusar de los tópicos del género, y que recuerda en su estructura a Blue Velvet de David Lynch en el que la acción empieza con una oreja cercenada que es encontrada en el campo, aquí es Daniel el que encuentra un brazo en una caja, precisamente el que ha perdido Andy. Se redunda también en cierta idea del relato generacional en el que el resto de la sociedad es aparentemente inexistente y el estado se convierte en una mera advertencia sobre la peligrosidad de las drogas. Son una especie de supervivientes es una ciudad casi fantasma.

La droga es mostrada como un ente que emancipa el intelecto de los personajes del mundo real pero sobre todo como una condena para los personajes que tienen que arrastrar secuelas físicas, perdida de extremidades y las consecuentes psicológicas de la perdida. Aquí nos encontramos lo mejor, o peor de ambos mundos, el padre de Andy ha creado un paraíso sicotrópico a base de soufflé para recuperar a su mujer muerta y en el que las personas pueden trascender a la forma que quieran manteniendo el fondo. Es en estos aspectos, lo artificial en lo alucinógenos, que los diseños de Robles explotan en formas y colores.

Soufflé retoma la idea de representación de una sociedad alienada de sus instintos naturales que se mueve por una artificialidad de en los hábitos y costumbres, de la incapacidad de ser una comunidad más allá de la superficie, pero repitiendo la fórmula de su obra anterior, sin moraleja ni falsos relatos sociales. Los protagonistas son unos perdedores en un mundo anodino que una vez surgen situaciones excepcionales, se convierten insuperables. El estilo recuerda a los diseños de Dave Cooper y el tratamiento narrativo de Charles Burns, pero el discurso de Robles, es único, propio, y parece que va tomando forma poco a poco, tanto en lo narrativo como en lo visual, en la que lo que más brilla son los recursos gráficos que se saca de la manga para explicarnos una historia que se mueve entre el cielo y el infierno de los protagonistas.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “Spain is Pain #213: Mondo raro.

  1. Pingback: Spain is Pain #241: Lo mejor de 2015. | El lector bicefalo

  2. Pingback: Spain is pain #266: Bunny in da hauz. | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s