El presente a través del pasado

 arabe1

El árabe del futuro (Riad Sattouf). Salamandra, 2015. Rústica con solapas. 160 págs. Color. 19 €

Allá por principios del siglo XXI la aparición de Persépolis de Marjane Satrapi supuso un hito dentro del cómic a nivel mundial. Pocas veces antes habíamos podido ver desde dentro la evolución histórica reciente de un país árabe, concretamente Irán, explicado por uno de sus ciudadanos y sin los juicios de valor o esa idea redentora o de superioridad que muchas veces podemos ver en obras de occidentales que intentan mostrarnos las vicisitudes de un país de oriente medio. Satrapi consiguió atrapar a millones de lectores hablándonos de como la historia, la de la Revolución Islámica se imponía no solo en lo político, pero sobre todo en lo social hasta el punto de cambiar la forma de vida, el día a día de las familias, todo visto desde el punto de vista de una niña que va creciendo con una serie de contradicciones y el sistema que la rodea.

No he podido evitar tener un déjà vu con la lectura de El árabe del futuro de Riad Sattouf. Aunque este relato goza, por el contexto histórico actual, de una perspectiva que el trabajo de Satrapi no tuvo en aquel momento. El contexto geográfico y el periodo histórico es el mismo pero el punto de vista es completamente diferente aquí nos encontramos con una triple visión del mundo árabe de finales de los 70 y principios de los 80: la de la madre del niño, una mujer francesa que acompaña a su marido primero a Libia y luego a Siria, esta es mostrada como bastante pasiva solo en determinados momentos da su opinión sobre el sistema de valores que regían, y rigen, a estos países; por otro lado está el punto de vista del padre, un árabe que se ha educado en Francia que reniega de la actitudes más bárbaras de sus compatriotas pero que en el fondo está muy arraigado a su tierra; y en tercer lugar el niño, el propio Riad que se manifiesta en la voz de un niño explicando sus vivencias personales, carentes de juicios de valor, pura exposición que nos sirve a lector en bandeja para que nosotros saquemos nuestras propias conclusiones.

arabe2

El árabe del futuro se divide en dos grandes bloques narrativos con tres interludios, que viene determinados por el flujo del relato. Abdel, un sirio que está cursando estudios universitarios en Francia, conoce a Clementine, tras sacarse el doctorado, no consigue trabajo en la nación galo por lo que empieza a probar en otros países y le aceptan primero en Libia y luego en Siria. Los interludios suceden en Francia a nivel de prólogo, interludio y coda en los que un color azul, casi turquesa, esta omnipresente. En cambio para Libia utiliza un amarillo, casi oro, y para Siria un color rosado. Pero dentro de esas tonalidades con las que colorea la realidad libia y siria distingue los elementos autoritarios o que provienen del poder con otros colores, en el caso de Libia es el verde, que lo mismo vale para representar a Gadafi o los plátanos que el gobierno distribuye a modo de racionamiento. En el caso de Siria es el color rojo, pero la línea que traza entre el poder y el pueblo es mucho menor, sirve para representar a Hafez el Asad y para los signos autoritarios vinculados a una forma de vida. Pero sin estar vinculado al prejuicio del autor sino a la percepción de una sociedad.

A pesar de que Satouff es uno de los “grandes desconocidos” del cómic francés tiene a sus espaldas grandes trabajos entre los que destaca Pascal Brutal, editado en España por Norma, es también uno de los valores más seguros entre los autores de las ultimas hornadas. En El árabe del futuro despliega lo mejor de su narrativa al servicio de una historia personal, pero muy abierta que se vale de un sentido gráfico con dejes muy cercanos a la caricatura que nos aproximan a un relato más bien duro, en el que la percepción de la realidad vista a través del prisma de un niño puede estar muy cerca a la incomprensión, pero que a nosotros nos es muy útil para entender la realidad de un momento complejo como el que estamos viviendo ahora mismo. Estamos no solo ante una de las obras del año, la obra de Satouff es un clásico contemporáneo e inmediato, que no viene a sustituir los libros de historia, pero si a complementarlos a hablarnos de un periodo desde la microhistoria, de los usos y costumbres de los franceses, lo libios y los sirios de aquel momento, algo que sin duda nos acerca a los lectores a empatizar con un gran relato de manos de un gran autor.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “El presente a través del pasado

  1. Pingback: El detalle cómo juicio | El lector bicefalo

  2. Pingback: Tengo diez años y… | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s