Spain is Pain #211: El encanto de buscarse a uno mismo

Donde 1

¿Dónde está mi cabeza? (Benito Pérez Galdós y Lorenzo Montatore) El verano del cohete, 2014. Grapa, 32 págs. Color, 9€

Uno de los cuentos televisivos que recuerdo con más terror es aquel episodio de Historias para no dormir titulado “El transplante” en el que Chicho Ibáñez Serrador en el que un hombre se ve obligado a ir vendiendo partes de su cuerpo a una institución médica, hasta que sólo se ve reducido a un tronco con cabeza. El relato es espeluznante narrado pero narrado con ciertas dosis de melancolía, sorna y crítica hacia una sociedad cambiante. Y es que la pérdida de un miembro, extremidad ha sido un hecho bastante traumático.

Perder la cabeza sería en efecto algo de carácter irreversible, pero frases como ‘un día de estos vas a perder la cabeza’ para referirnos a esas personas que tienen mala memoria le han dado un giro al sentido original. Nuestro Benito Pérez Galdós, se inventa uno de los cuentos más neurótico de la literatura española pero sin olvidarse de su vertiente más. En ¿Dónde está mi cabeza?, publicado originalmente los día 30 y 31 de diciembre de 1892 en el Imparcial, nos habla de un señor prototípico y arqutípico de la época que se levanta por la mañana y se percata de que ha perdido la cabeza, en sentido físico, porque en el intelectual este sigue siendo muy cabal, razona e intenta recordar donde se ha dejado la testa. Lo que más sorprende es como sus colegas de profesión tratan la patología, con total normalidad y el proceso lógico que el protagonista sigue para buscarla.

Donde 2

Es un relato corto, e inacabado a propósito, que deja el misterio sin resolver pero con una riqueza y un verbo que se disfruta palabra a palabra. En la presente edición el texto está acompañado por las ilustraciones de Lorenzo Montatore, en glorioso CMYK, y con indudables referencias a ilustradores como Manolo Prieto, Searle, y alguna influencia de los diseños de los Estudios Moro. Unas ilustraciones que dotan de personalidad a este relato de más de cien años de actualidad dotándole de viveza, y restándole lo que podía ser una historia protagonizada por un señor gris de la época. Otro punto a favor de las ilustraciones de Montatore es la personalidad que le ha sabido imprimir a un personaje carente de su mayor rasgo personal: la cabeza.

El relato original, los colores, los diseños y la maquetación nos ayudan a redescubrir uno de los trabajos más desconocidos de Galdós, en un formato, una edición y unos términos que lo convierten de lectura obligatoria para las nuevas generaciones. Una delicia.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s