El héroe más triste

gilgamesh_II
Gilgamesh II (Jim Starlin). ECC, 2015. Cartoné. 200 págs. Color. 19,95 €

La realidad por definición es totalmente antinarrativa, las historias no tienen un planteamiento, un desarrollo y un desenlace, más bien nos encontramos con acciones aisladas que se van relacionando con otras unidades igual de independientes, e incluso aunque uno quiera plantearse un desarrollo vital, o profesional, lo más normal es que el proceso se vea alterado para cancelarse, derivarse o transformarse totalmente. Esa sensación tan placentera de cierre que encontramos en la ficción raramente se encuentra en la vida real, y cuando es así suele ser por un imperativo externo que delimita y edita un hecho real para darle un bonito envoltorio de ficción. No existen los héroes que triunfan y viven felices tras una gran victoria, siempre hay un capítulo más hasta que la muerte irrumpe de la forma más abrupta.

Aunque claro, como consumidores de productos culturales terminamos adquiriendo un piloto automático que nos hace entrar en esos raíles a la hora de disfrutar de una narración, esperando que esa estructura en tres actos se cumpla cada vez desde el detonante hasta el clímax, conformándose un hogar cálido donde la sorpresa llegará por cualquier parte menos por la estructura. Por fortuna algunos autores se enfrentan a lo preestablecido y nos regalan paseos fuera del circuito, aventuras que parecen más increíbles precisamente por entrar en el terreno de lo aleatorio, enfrentando a sus creaciones con la incertidumbre. Un perfecto ejemplo de lo que comentamos lo encontramos en Gilgamesh II del maestro Jim Starlin. El autor más cósmico del cómic popular americano opta en Gilgamesh II por mantener todas sus señas de identidad, con un gusto notable por la ciencia-ficción más ambiciosa y grandilocuente, pero empeñándose de la forma más radical en acabar con las expectativas del lector. En Gilgamesh II nada es como esperamos precisamente porque se acerca más a un desarrollo real que narrativo.

La génesis de Gilgamesh II es más bien sencilla, a finales de los años ochenta del siglo pasado un bebé alienígena llega a la Tierra a bordo de una sonda, aunque en lugar de ser criado por unos granjeros de Kansas todo corazón, es tomado bajo el ala de una pareja de hippies narcotraficantes. 25 años después, en un futuro ya pasado, la Tierra es gobernada por un consejo de multinacionales que han convertido el capitalismo en un sistema político y no sólo económico. Por fortuna para el planeta, el Presidente Ejecutivo de la Tierra es Gilgamesh, ese alienígena que haciéndose pasar por humano gobierna el planeta con inteligencia y fuerza desde Dallas. Aunque nuestro héroe no está solo, ya que mientras él fue criado por unos hippies, otro miembro de su raza ha tenido que crecer sólo en lo más profundo de la selva sudamericana, defendiendo el territorio ante los continuos avances de las multinacionales empeñadas en urbanizar cada centímetro de selva.

GilgameshII_Starlin_Zinco

Es en este momento cuando Jim Starlin desata todo su talento, pues comienza a hacer lo último que espera cada lector, optando simplemente por lo más lógico que debería suceder. Sin dejar la base del poema épico Gilgamesh, la lectura de Jim Starlin opta por la épica sin dejar de lado las limitaciones de la lógica y lo mundano. De este modo, Gilgamesh se convierte en aliado de ese Otro que ha crecido en la selva, pues aunque la lógica narrativa invita a que ambos seres superiores se enfrente por el poder, lo normal es que ambas criaturas únicas encuentren el uno en el otro un oasis de fraternidad al no sentirse, por primera vez en su vida, solos. Este es sólo el primer paso en el devenir de Gilgamesh II, pues desde ese momento todo se desarrolla de igual modo, enfrentando continuamente las expectativas que todos tenemos que ese giro de tuerca de Jim Starlin que una y otra vez juega con la simpleza de la vida, haciendo que que la sorpresa sea continua, una sensación de juego tan inteligente como emotivo.

Pues la acción está muy presente en Gilgamesh II, no faltando enemigos como mutaciones casi primigenias en la selva o robots ninjas intentando llevar a cabo algún magnicidio. Pero Jim Starlin sabe mezclar una acción desenfrenada con una tristeza casi desoladora. Gilgamesh y el Otro son hombres de acción, pero también víctimas de su propio ser, sabedores de que no son capaces de todo y de que el fracaso es siempre una opción, pudiendo llegar la derrota desde cualquier origen. Es notable como Jim Starlin vuelve a recurrir a la enfermedad como fin de los héroes, como ya hizo en la muerte del Capitán Marvel, dejando claro que quien a hierro mata también puede acabar sus días en una cama de hospital con decenas de médicos incapaces de revertir una muerte lenta y silenciosa.

Gilgamesh II es una historia de tristeza y heroicidad, donde los protagonistas son tan poderosos como falibles, proyecciones exageradas del concepto de humanidad, enfrentados a los peligros más inimaginables y a los problemas más cotidianos. Hasta cierto punto se podría decir que Gilgamesh II tiene puntos de giro casi anticlimánticos, situaciones donde la épica exige al lector un golpe sobre la mesa sin paliativos, momentos en los que Jim Starlin se niega a complacernos y opta por resoluciones casi melancólicas, tristes y cotidianas. Jim Starlin es uno de los mejores autores que ha dado el cómic norteamericano de superhéroes, posiblemente el mejor en la vertiente cósmica, pero en Gilgamesh II volvió a demostrar que sin dejar de lado la acción hipermusculada es capaz de jugar con las pequeñas acciones de la vida, haciendo de la tristeza y el último e imbatible enemigo al que los héroes deben enfrentarse.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Un comentario en “El héroe más triste

  1. Pingback: El fin del universo como excusa | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s