Muerte y sexualidad en la Nueva York más oscura

P-Ralf-Konig-El-condon-asesino-Cubierta
El condón asesino: Edición Integral (Ralf König). La Cúpula, 2015. Rústica. 180 págs. ByN. 17,90 €

En 1996 yo tenía 11 años, en las marquesinas del cine Emperador en Huelva anunciaban la película El condón asesino, como es lógico no me dejaron entrar a verla, pero me llamó la atención tanto el póster de la película como una selección de fotogramas, entre los que se colaba uno con la imagen del dichoso condón, lleno de dientes afilados. No recuerdo qué vi aquel día en el cine.

Aunque la gente tenga hoy en día una imagen totalmente idílica de Nueva York, lo cierto es que la supuesta capital del mundo tiene una historia reciente, en términos históricos, bastante oscura. No hablamos de zonas marginales donde el crimen es mayor, sino de una ciudad entera donde el crimen y la suciedad campaban a sus anchas. Lo cierto es que la Nueva York de los ochenta y primeras noventa del siglo pasado poco tiene que ver con las sitcoms actuales que sitúan su acción en la gran manzana, y películas como The Warriors o A la caza son casi una muestra del día a día de la metrópolis. Aunque también es cierto, que como suele pasar muchas veces, los arrabales se convierten en el mejor refugio para los oprimidos. Y en un ambiente asolado por la violencia, la droga y la enfermedad, con el sida ascendiendo como el gran mal, la ciudad que nunca duerme se convirtió en el refugio de una buena cantidad de homosexuales que huían de zonas nada comprensivas con su condición.

Este es el escenario que sirve de fondo a Ralf König para situar las dos entregas de las aventuras del detective Luigi Macarroni, El condón asesino y El retorno del condón asesino que por suerte ahora podemos disfrutar en un tomo integral con una obra capitular de la historia del cómic. El condón asesino es importante a tantos niveles que es difícil saber por dónde comenzar, aunque lo que está claro es que como historia y narración, al margen de su importancia social, es una obra que funciona perfectamente. Ralf König crea una parodia del thriller y la serie b que funciona igual de bien que los textos originales. En El condón asesino asistimos a un caso de investigación policial en el sentido más clásico, con un poli duro enfrentado a sus superiores y al entorno, un hombre que no tiene miedo en mancharse para solucionar un problema. En cierto sentido, Luigi Macarroni sigue la misma senda que Marion Cobretti en Cobra, con la salvedad de que Macarroni se enfrenta a un condón mutante en lugar de a una secta apocalíptica, y claro, que el personaje de Ralf Kanig es homosexual. El retorno del condón asesino continúa la estela de investigación, aunque aumentando la carga de serie b añadiendo una extraña criatura que deja a sus víctimas literalmente en los huesos.

De este modo, Ralf König realiza uno de los ejercicios más complicados a la hora de escribir, ya que su parodia respeta totalmente el género anterior pero sabiendo introducir enormes cargas de humor, todo con una inteligencia tremenda que en ningún momento necesita romper la atmósfera para introducir un chiste. Es cierto que nos encontramos con una premisa tan estúpida como un condón con dientes que arranca penes, pero no es menos cierto que Ralf König sabe llevar tan bien el ritmo y la intensidad de su historia que no tardamos en entrar en su juego y ver cómo podrá Macarroni llegar hasta el fondo del caso y acabar con ese monstruo que está devorando falos en un destartalado hotel del centro de Nueva York. En el caso de El retorno del condón asesino el proceder es el mismo, aunque con un inicio más serio y un final mucho más excesivo. En todo caso, el autor demuestra como pocos saber mezclar las cantidades necesarias de elementos para que un científico chiflado case perfectamente con un chapero, haciendo que el drama más humano conviva con la fantasía más descabellada.

interior-condon-asesino-int

Pero al margen de que las dos entregas de El condón asesino entretengan mucho, hay un mérito extra en la obra de Ralf König, pues como pocos autores ha sabido crear cómics de temática homosexual que son disfrutados por cualquier lector al margen de su orientación sexual, algo que consigue siendo al mismo tiempo muy aperturista sin dejar de ser combativo desde su parcela. El condón asesino se sitúa en un ambiente tan concreto como la movida homosexual de Nueva York de la segunda mitad de los pasados años ochenta, donde el cuero negro era lo más estético y el sida comenzaba a ser una amenaza seria. Pero Ralf König opta por usar la escena social como un trasfondo en lugar de usar la historia como una excusa para mostrar un paisaje. De este modo el ambiente está presente y se muestra al lector, pero siempre y cuando éste interactúa con la historia de asesinatos profilácticos. De este modo, El condón asesino y El retorno del condón asesino no son historias reivindicativas, sino más bien normalizadoras, que muestran muertes, pero también historias de amor que se cruzan entre sus personajes.

Luigi Macarroni es un policía duro y homosexual, un hombre que no tiene que plantearse su sexualidad ni luchar por entenderse, que sabe lo que quiere y se acepta perfectamente. Hasta cierto punto, la homosexualidad deja de ser un tema en El condón asesino del mismo modo que no importaría que sus protagonista fuera una mujer, un asiático o un heterosexual. Luigi Macarroni es un tipo duro al que no le tiembla la mano a la hora de enfrentarse a horrores más allá de la imaginación. Así que cualquier amante de los thrillers o la serie b disfrutará horriblemente la edición integral de El condón asesino, que desde los dos prólogo de la primera parte deja bien claro lo que vamos a encontrar en su lectura, un hombre sin miedo enfrentado a un mundo oscuro.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s