Un dios solitario y cruel

loner portada
Paleo: Loner (Jim Lawson). Tyrannosaurus Books, 2014. Rústica. 78 págs. B/N. 11,95 €

A raíz del trailer de Jurasic World, la próxima entrega de los dinosaurios de Spielberg, un amigo me comentó que si quisieran ser realmente fieles a los últimos descubrimientos, todos los dinosaurios deberían de estar cubiertos de plumas. Ya son algunos los libros sobre dinosaurios, inclusos algunos infantiles, que presentan a dichas criaturas cubiertas de llamativos plumajes. Posiblemente, dentro de un par de décadas, las plumas sean el elemento común de los dinosaurios dentro del imaginario colectivo. Algo parecido ocurrió cuando la comunidad científica decidió que por fuerza debían de ser criaturas de sangre caliente, pasando el iguanodon a ser una majestuosa criatura bípeda en lugar de ese lagarto que se arrastraba por el Palacio de Cristal de Londres.

Y muy probablemente estos no serán los únicos cambios que veremos a lo largo de los estudios paleontológicos, es difícil investigar sobre criaturas que dominaron la Tierra hace 65 millones de años, de los cuales lo único que tenemos es un registro fósil parcial. Quizás por eso, la fantasía ha tomado el lugar de la ciencia a la hora de enfrentarnos a los dinosaurios, las criaturas más fascinantes que han poblado nuestro planeta. Del mismo modo que los chinos basaron sus dragones míticos en hallazgos fósiles, hoy en día, los dinosaurios son las criaturas que pueblan la imaginación de los niños de todo el planeta, hasta tal punto de que un niño puede pronunciar sin problemas triceratops o hablar del Rex como quien habla de un león o un tigre.

Una fascinación que con facilidad se cuela hasta la edad adulta, haciendo que muchos nos preguntemos como debe de ser admirar a un temible Tyrannosaurus Rex corriendo por una llanura con las mandíbulas prestas para morder. Algo parecido a lo que debió pensar Jim Lawson, un autor fascinado, casi obsesionado con los dinosaurios. El trabajo más conocido de Jim Lawson es el dibujo en la serie de las Tortugas Ninja de Kevin Eastman y Peter Laird, donde por suerte para él se hartó de dibujar dinosaurios, más de dos y tres triceratops. Pero donde los dinosaurios tomaron el control de Jim Lawson fue en la serie Paleo, creada por él, donde a lo largo de los años ha dedicado diversos cómics a dinosaurios del Cretácico tardío. La última entrega de su obra, Loner, se publicó originariamente en su página web, pero en España hemos tenido la suerte de tener la primicia mundial de una edición en papel.

loner pag

Para más inri, Paleo: Loner está dedicado al que quizás sea el dinosaurio más carismático, el Tyrannosaurus Rex, esa mole destructiva que transito las llanuras arcaicas con el único interés de matar y devorar. El acercamiento de Jim Lawson se puede colocar entre el documental más observacional y el drama shakesperiano, ya que su historia pivota entre una representación desnuda y descarnada y una poética de la violencia salvaje. En cierto sentido, Jim Lawson conduce la historia, al menos en su origen, como el camino de una bestia sin raciocinio que sólo puede avanzar hacia delante; aunque posteriormente llena de sentido la existencia de su criatura con un juego casi empático. Lo mejor de este proceder es que el sentido no llega por las propias acciones del Tyrannosaurus Rex, sino que es el propio lector quien da una épica a los hechos. Así, Jim Lawson no traiciona ni a su criatura ni a su obra, ya que mientras el dinosaurio permanece fiel a sus instintos primarios, el azar o la providencia dan una lectura más compleja a lo acontecido.

Paleo: Loner, se consume como un único mordisco, como 50 kilos de carne cruda que recorren la garganta, puede que con alguna astilla de hueso que corte la garganta pero con mucha sangre que lubrica el descenso. Aunque quizás, Jim Lawson debería haber confiado más en su arte y su narrativa gráfica, apostando más por el valor intrínseco de las imágenes y reduciendo el texto de apoyo. El dibujo del cómic es personal, apostando más por transmitir emociones y acciones que por representar perfectamente la realidad, algo que debería ser comprensible si tenemos en cuenta que nunca nadie ha visto a un dinosaurio moverse. Así que aunque posiblemente no podamos considerar Paleo: Loner un estudio científico de la vida de un Tyrannosaurus Rex, si podemos llegar a percibir todo lo que pudo llegar a percibir y sentir una mole asesina hace millones de años.

Por lo que no hubiera estado de más quizás meter la tijera y quitar la mayoría de los textos de apoyo del cómic, pues aunque no llegan a molestar en ningún momento, es cierto que quizás un desnudo más documental hubiera dado más profundidad al protagonista del cómic, situaciones donde la solemnidad desnuda habría tomado el papel que ahora ocupa la didáctica. En todo caso, Paleo: Loner de Jim Lawson es una lectura reconfortante, llena de acción y tristeza que gustará tanto a los amantes de los lagartos terribles como a quién simplemente quiere leer un buen cómic de autor.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s