Profesión y género

cubierta-tomo1.indd

Natacha (Walthéry) Dolmen Editorial, 2014. Cartoné, 160 Págs. Color, 29,95€

Natacha de Walthéry es uno de esos trabajos que transita en un difícil equilibrio en lo que se refiere al diseño de personajes sexualizados en publicaciones destinadas inicialmente al público infantil-juvenil. Pongámonos en situación: las aventuras de esta azafata empiezan allá por 1970 cuando la segunda ola del feminismo está en su momento álgido. Tan solo 2 años antes el colectivo New York Radical Women encabezaba la protesta No More Miss America por considerar el certamen de belleza sexista y racista. Dichas protestas tienen como piedra angular el desmontar una visión del cuerpo de la mujer que pasa por unos cánones de belleza muy concretos que marcan un estereotipo sexualizado de la mujer muy determinado.

Quien conozca un poco a la azafata que protagoniza los cómics de Walthéry sabrá que Natacha encarna esos prototipos de belleza contra los que protestaban las New York Radical Women. Y posiblemente en aquel momento ese ideal de mujer fuese diametralmente opuesto a aquel planteado por las mujeres que reivindicaban su derecho a decidir sobre su propio cuerpo y a crear un espacio propio en el que desarrollarse sin tener que someterse a los cronotopos patriarcales clásicos. Posiblemente a día de hoy esas dos visiones de la mujer no sean tan opuestas, los cánones de bellezas preestablecidos por el patriarcado en el pasado no son sinónimo de alienación si no de la conquista de la mujer de su propio cuerpo.

¿Qué papel juega ahí Natacha? Evidentemente es una mujer que por su físico podemos considerar como sexy, ¿Es feminista? Seguramente no, rotundamente no. Pero a pesar de eso es capaz de delimitar su espacio físico, personal y decidir por sí misma los riesgos que desea correr. Natacha no deja de ser una ensoñación de un personaje que encarna un prototipo de mujer vinculado a una profesión que hasta hace un par de décadas se podía considerar exótica. A parte del aspecto laboral el físico de esta mujer se ve constreñido por el género narrativo en el que se circunscriben sus acciones: aventuras y espionaje. Resumiendo: por todas esas razones el físico de Natacha debe de tener esas formas por lo vinculado a los topos de esas historias.

nat2

Dejando de lado ciertas lecturas el cómic de Walthéry se enfrenta de entrada a un gran escollo el hacer de un personaje que parece sacado de un cómic para adultos en protagonista de un tebeo destinado para los más jóvenes de la casa. A pesar de la sexualidad que brota de Natacha, ni el dibujante ni los guionistas (en este volumen participan Gos, Borgers y Wasterlain) se salen nunca de lo preestablecido para este tipo de narrativas, que más bien son de carácter iniciático. Por otro lado Natacha es un buen cómic de género muy cercano al giallo en cuanto a lo rocambolesco de la resolución de las tramas de unas historias que están destinadas a entretener a todos los públicos.

Si bien, como decía antes, lo exótico de la profesión de azafata se ha perdido por el camino, al igual que el hecho de volar que era algo que hace 40 años no podía hacer todo el mundo, las historias encarnadas por esta mujer siguen teniendo un gran encanto, lo cual justifica esta edición a cargo de Dolmen, que nos sirven para ver cómo se percibía las diferencias culturales entre el primer y el tercer mundo. Pero Natacha es sobre todo un cómic divertido con un derroche visual impresionante. En este primer integral ya se puede apreciar la evolución estilística de un dibujante que brilla, por encima de todo, en las escenas de acción, las persecuciones y en la descripción de personajes (el diseño de la protagonista y en el de Walter, su sidekick, también es auxiliar de vuelo). La serie se enmarca perfectamente en esas narrativas en la que la profesión de la protagonista define las circunstancias de las acciones en las que esta se encontrará en el futuro y el que el lector poco a poco va conociendo algo de ese mundillo profesional. Natacha es otro volumen imprescindible para ver en todo su esplendor a uno de los autores clave de la “Escuela de Marcinelle” amen de una oportunidad estupenda para recuperar a uno de los personajes más icónicos de la revista Spirou.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s