Hedor anfibio

gyo_num1
gyo_num2

Gyo 1 y Gyo 2 (Junji Ito). ECC, 2014. Rústica. 200 y 208 págs. B/N. 7,95 € c/u

Aunque la ciencia ha descubierto nuevos sentidos, como la equilibriocepción, saber discernir nuestra situación entre los tres ejes de movimiento, lo cierto es que la mayoría de los mortales seguimos refiriéndonos a los clásicos cinco sentidos para comprender como nuestro cuerpo entra en contacto con el mundo exterior: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Aunque para ser sinceros, hay que reconocer que nuestra vida actual se centra casi por entero en el terreno audiovisual, siendo la visión y la audición las principales herramientas para desenvolvernos en el mundo físico. Esto no quiere decir que los otros sentidos sean menos útiles, cobrando gran importancia en otros aspectos, como es por ejemplo la memoria. Así por ejemplo no es raro que un sabor o un olor despierte en nuestra mente recuerdos con una potencia devastadora. Podemos recordar la famosa magdalena de Proust, pero a nivel personal seguro que todos hemos vivido pocos momentos tan melancólicos como oler de nuevo la casa de nuestra abuela o nuestro primer colegio.

Casi podríamos referirnos al olfato como una herramienta conectada a un saber atávico. Este hecho es aplicable tanto a lo positivo como lo negativo. Por suerte, la mayoría de nosotros no hemos olido un cadáver putrefacto, pero quienes han tenido la desgracia lo describen como un olor atroz que nada tiene que ver a cualquier otro ser vivo en estado de descomposición. Hay algo en el aroma de la muerte, una alarma que no sólo nos advierte ante algo desagradable, sino que nos pone alerta frente a un peligro. Esta potencia, tanto subjetiva como objetiva del olor, es lo que aprovecha Junji Ito en su obra Gyo para aumentar los niveles de terror de un manga que de por si tiene suficientes elementos para agarrar al lector y arrastrarlo hasta un horror inefable tanto por su escala como concepción. Aunque Junji Ito cuenta con obras de calidad como Black Paradox, es posible que Gyo sea una de sus obras más efectivas gracias al perfecto tono de la obra, que hace de la simpleza y la linealidad un valor positivo. Tadashi, el protagonista de Gyo, es el perfecto héroe de una aventura de horror cósmico, ya que se limita a avanzar sufriendo la evolución de un caos y un horror que se reproduce de forma exponencial.

gyo pag 1

En cierto sentido, Tadashi es un secundario dentro de un gran fresco muy por encima de la percepción humana. La gran trama de Gyo nos cuenta una invasión, un acto que como lectores no terminamos de comprender, teniendo que conformarnos con ser testigos parciales de un testigo parcial. Conceptuando la trama, en Gyo asistimos a la llegada a tierra de toda clases de criaturas marinas las cuales parecen haber desarrollado o adquirido unas extrañas patas parecidas a las de insectos. Estas criaturas, comienzan en pequeño número pero como una gran molestia, ya que exhalan una especie de gas que huele a cadáveres en descomposición. Realmente, las criaturas no son nocivas más allá del olor y de posiblemente ser aplastados por una marabunta de caballas o un enorme tiburón blanco. Pero a medida que la llegada a tierra tome escalas bíblicas, se verá como el mero número de las criaturas, al cual podríamos llamar legión, se convierte en un riesgo más que real para el grueso de la humanidad. Junji Ito crea un horror tan sólido y peligroso como un tsunami, una gigantesca ola de hedor a muerte.

Como héroe, Tadashi trata de llegar al fondo del problema con la ayuda de su tío inventor mientras intenta mantener a salvo a su novia Kaori, una joven con un olfato tremendamente sensible. Pero el avance de la historia no es nunca ni positivo ni provocado por Tadashi, quien como mucho puede limitarse a observar como el antiguo mundo que conocía, así como sus seres allegados, van desmoronándose y mutando a medida que la invasión de peces se recrudece. Por suerte para el lector, Junji Ito va desarrollando la historia de Gyo con giros y saltos suficientes para mantener en todo momento su atención, no se puede dejar de leer página tras página, preguntándonos siempre qué más puede pasarle a Tadashi y buscando respuestas a las continuas incógnitas que lanza la historia. La mente de Junji Ito es tan enfermiza como para mantener esta estructura, demostrando con cada capítulo que Tadashi puede encontrarse con nuevos peligros y dejando claro que cada respuesta es siempre parcial y no hace más que lanzar nuevas preguntas. En este sentido, Junji Ito cierra un corpus compacto en Gyo que aunque no tiene un final todo lo cerrado o explicativo que se suele encontrar, si es lo bastante poético, y cuenta con un desarrollo lleno de pequeñas puntadas de información, como para que el lector ni se sienta estafado ni piense que Junji Ito a jugado con sus expectativas.

gyo pag 2

Del trabajo gráfico de Junji Ito poco se puede decir a parte de que posiblemente sea uno de los autores de manga en mejor forma de la actualidad, con una línea clara y concisa que no trata de esconder ninguna carencia con tramas o líneas cinéticas. El trazo de Junji Ito en Gyo es casi académico, con especial mención a las criaturas marinas, que parecen ilustraciones propias de un manual de oceanografía. Aunque cuando hay que ponerse tremebundo, Junji Ito sabe hacerlo sin ningún problema, llenando la página con los aspectos más desagradables imaginables. En todo Gyo encontramos una evolución gráfica desde la casa en la playa de Okinawa hasta el Tokyo post-apocalíptico, siendo el autor capaz de ir llenando la obra de una podredumbre y un olor a muerte que casi se escapa hasta las fosas nasales del lector.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

3 comentarios en “Hedor anfibio

  1. Pingback: Lo mejor del 2014 allende las fronteras | El lector bicefalo

  2. Pingback: Ito vs. Hokusai | El lector bicefalo

  3. Pingback: El gag infernal | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s