Spain is Pain #191: Otredad.

Virginia Mori_0001

Virginia Mori (Virginia Mori) El verano del cohete, 2014. Rústica, 80 págs. Dos tintas. 16,50 €

 

“Si bastan dos mitades para hacer la unidad,

somos tercios en la nieve buscando un tullido más

para completar nuestra propia trinidad,

para engañar a nuestro destino final”

Tulsa – Te ofrecí

 

Mirarse en el espejo detenidamente y ver a otra persona es algo que sin ningún tipo de dudas nos ha pasado a todos alguna vez. Tener la sensación de no acabar de reconocer a la persona que tenemos enfrente por que se aleja del constructo ideal que tenemos de nosotros mismos. El espejo nos revela ese otro yo a veces no tan deseado que se convierte en un doppelgänger que nos muestra nuestras imperfecciones hasta el punto que en ocasiones desearíamos hacer como Alicia: pasar al otro lado del espejo para rendir cuentas con ese bastardo que reniega de nosotros.

En la ficción la construcción del otro a través de uno mismo suele ser algo complejo que nace, en muchas ocasiones, del odio y el rencor que los personajes sienten hacia así mismos; con un rechazo primitivo a las formas del yo-original. Edificar el yo-reflejo pasa por crearlo como un ser perverso, que en la mayoría de los relatos se constituye como un anti yo-original basado en quebrantar todas las reglas morales impuestas por la sociedad, teniendo como origen contemporáneo de estos relatos El extraño caso del Doctor Jekyll y el señor Hyde de Robert Louis Stevenson, en el que esa rotura con lo social era la base de la relación bipolar del personaje principal consigo mismo, y el que la deformación física, reelaborada a través de las múltiples adaptaciones cinematográficas, constituyen la base de la percepción visual de la oposición en la representación del yo.

mori

Pero ¿Qué pasa cuando la idea de esa bipolaridad se construye sobre la igualdad física y moral de nuestro propio yo? Pues en esas trata de respondernos la obra de Virginia Mori, ilustradora italiana enamorada del negro, y de sus pocos, pero existentes matices. En esas pequeñas variaciones del no-color encuentra el espacio perfecto para relanzar un discurso no carente de influencias pero que se cimienta sobre todo en su visión personal del yo-original y el yo-reflejo basada en la no-diferencia o dicho de otra manera sin pervertir ni demacrar el yo-reflejo con respecto al yo-original.

Entre las influencias podríamos estar hablando de Emiliy the Strange y The Addams Family de Charles Addams, esta última dio pie a la mejor sitcom de la historia de la televisión. Pero se trata más bien de influencias estéticas, aunque en el caso de la obra de Addams encontramos un punto de inflexión en Miércoles, la pequeña niña gótica que a través de todas las atrocidades que planea cometer intenta encontrarse así misma sin ningún tipo de complejo. Eso es lo que le pasa a los personajes que pueblan las ilustraciones de Virginia Mori, no existe un enfrentamiento dialectal y a pesar de las torturas que ejerce sobre si misma o sobre sus otras yo existe siempre una aceptación, no hay el más mínimo rechazo ni a la autoinflicción de dolor ni al impuesto por las otras.

mori2

El volumen editado por El verano del cohete, recoge la obra de esta ilustradora con un formato muy interesante que consiste en agrupar las ilustraciones en cuatro bloques precedidos de unas microhistorias escritas por: Alejandra Acosta, Christiane Cegavske, Sara Morante y Ana Sender. Lo cual ayuda a reescribir y a reimaginar la obra de esta autora  permitiéndonos sumergirnos en la historia que nos cuenta cada una de las ilustraciones o circunscribirlas en alguno de los bloques narrativos propuestos por cada una de estas autoras y la editorial.

Virginia Mori es uno de los must have de esta temporada, un título de los que dará que hablar durante mucho tiempo, y espero que sea la entrada definitiva de esta autora en nuestro país. La capacidad de Virginia es tal que sabe filtrar y aunar un lenguaje y una idea muy occidental en la elaboración del yo con ciertas estéticas naif, y utilizando referencias culturales niponas que buscan subyugar al lector a través de situaciones que por momentos encajan perfectamente en el surrealismo y a veces en lo DaDa. Como resultado tenemos un libro que se revaloriza con las segundas lecturas, aquellas en la que te obligan a buscar esa imagen que te ha estado obsesionando durante toda la semana.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s