Spain is pain #190: Spain is wet.

P-Sergio-Bleda-La-novia-y-la-ladrona-forro-RECORREGIDO

La novia y la ladróna (Sergio Bleda y Rakel) La Cúpula, 2014. Cartoné. 80 págs. Bitóno. 14,50 €

Video kill the radio star, Internet mató al porno como transgénero narrativo, y el porno de Internet (ya como género) mato la nueva carne. Tres afirmaciones en las que no todo el mundo estará de acuerdo pero que percibo de esta manera. Partamos de la segunda; tanto en los cómics como en el cine lo erótico y lo pornográfico no era un leit motiv en sí mismo sino algo que determinaba una forma de explicar las historias, es decir: podrían ser de acción, comedía, dramas o históricas en las que todas las interacciones entre personas de diferente sexo acababan teniendo relaciones sexuales, por lo general de carácter lúdico; o dicho de otra manera sexo convencional en el que predominaba cierta idea de la dominancia masculina y cierta voracidad sexual oculta de la mujer.

De esas preconcepciones de lo sexual explícito en las narrativas gira en torno a estas gran parte del cine porno desde los setenta hasta la llegada masiva de internet a los hogares, o dicho de otra manera, hasta el momento en que Internet decide fagocitar y reclamar todos los contenidos para sí mismo. Así que el porno se convierte en algo de consumo inmediato basado en la brevedad y queda en la mínima expresión, algo que se construye solo sobre el gag sexual dejando de lado la construcción de una historia, aunque sea mínima, y reduciendo está al vestuario de las actrices, que a través de eso y un poco de atrezzo intentan recurrir a los lugares comunes de este transgénero, que una vez convertido en gag, en una escena puramente sexual,  ya despojada de todo lo accesorio se convierte en un género recurriendo única y exclusivamente a su fin: el sexo.

En los cómics por su condición narrativa, visual y de construcción de ambientes, el porno sigue siendo un transgénero, es decir, algo que está ahí pero que necesita apoyarse en un género puro para poder construir su discurso “sexual”. Aquí, como en el cine, Internet ha supuesto un acicate en cierto sentido negativo y por otro lado positivo. En el primer caso por la desaparición de revistas de los quioscos y por otro por el incremento de esos contenidos en la red escudados en el consumo privado y solitario al que están destinados.

interior-novialadrona

Ya hace unos cuantos años que Kiss Comix ya no está entre nosotros, de esta publicación salieron una buena cantera de autores que empezaban en este arte. Creo que podemos considerar los años noventa como la mejor época de esta publicación, por calidad de contenidos, de los autores y por la popularidad alcanzada por la revista. Es cierto que gran parte de las entregas, a pesar de estar concentradas en la inmediatez de la historia autoconclusiva casi todas tenían un personaje central al que seguíamos aventura tras aventura y en algunos casos teníamos una historia que se iba elaborando poco a poco, número tras número.

A medio camino de esas dos tendencias estaba La novia y la ladrona de Sergio Bleda y Rakel, publicada en la revista allá por 1994, la historia de una chica a punto de casarse que quiere desvirgarse con su novio de toda la vida pero este prefiere casarse antes, hasta que llega una ladrona de fortunas y le descubre a la novia lo que es el sexo y la aventura. Robo, sexo y engaño define este título destinado a hablarnos de sexo desprejuiciado y aventuras centrándose en algunos gags clásicos como entrañables: como el del repartidor de pizzas en vez del repartidor del butano de toda la vida. Por otro lado está Hot Rockets, publicada en Kiss Comix en 1998, donde un equipo de futbol americano femenino decide jugársela al presidente del club por ser un déspota. En esta segunda historia la narración es más lineal y menos basada en el gag, las escenas sexuales fluyen mucho más que la anterior.

Estas dos historias recogen mucho del momento creativo de los noventa en cuanto a comic erótico se refiere: mucha frescura, ganas de pasárselo bien y de narrar historias bien construidas. También ponen de relieve algo que fue como una especie de ola que hubo en su momento y luego parece que se diluyo: la llegada de guionistas mujeres a un tipo de historias de las cuales parecían escabullirse. La Cúpula recoge estas dos historias como parte de su colección actual de Kiss Comix, una estupenda  oportunidad para nostálgicos de la revista, nuevos lectores, y sobre todo para aquellos devotos de este género/transgénero, ustedes eligen.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s