Spain is pain #189: La vida de las santas.

lacasaazul1

La casa azul (Tyto Alba) Astiberri, 2014. Cartoné, 17 x 24 cm Color, 64 págs. 14 €

Releer la vida de una persona a través de la de otra es una forma de abordar las biografías que permite “saltarse” la estructura cronológica que tienen este tipo de relatos. Llega un momento en que los recuerdos que uno tiene de sus seres más cercanos, amigos, etc. se agolpan de tal manera que distanciarlos temporalmente suele ser difícil, eso da la posibilidad al narrador de crear un relato vinculado a las emociones basadas en los momentos, independientemente de que estos no se correspondan a una secuencia lineal de los hechos.

De manera que la persona que explica la vida de la otra no deja de ser un demiurgo. En la gran mayoría de ocasiones ese dios creador es el autor de la obra o la obra en sí misma. En La casa azul nos encontramos con una intermediaria de lujo, pero con una función va mucho más allá de eso, se trata de Chavela Vargas la cantante mexicana de origen costarricense. Aunque nos hable de una tercera persona Frida Kalhlo, ella no deja de ser una protagonista interesada en crear un relato en el que la veracidad de la narración y el orden de los hechos, a pesar de estar ahí, es lo menos importante.

Chavela Vargas era una cantante que con su forma de cantar era capaz de transmitir todo el dolor de la vida, rasgo que Tyto Alba ha sabido recoger en esta historia. En cierta manera el autor catalán se transmuta en Chavela para explicarnos una historia sobre el acto de amar ciegamente, pero sobre todo el de perdonar, en la que el dolor, físico y emocional, se conjugan para mostrarnos el origen de la creación artística de Frida Kahlo.

casa azul2

El vehículo utilizado por Alba es el mismo, o un trasunto de sí mismo, en forma de turista que quiere entrar la casa museo de Frida Kahlo pero que precisamente se encuentra cerrada. A cambio obtendrá algo mejor un relato en primera persona de alguien que la conoció, ahí es donde entra en juego Chavela. Ella pondrá en valor lo importante de la microhistoria, aunque sea de grandes personajes de la humanidad, por encima del dato y de la visión pseudo-holistica que procuran, o más bien intentan proporcionar la gran mayoría de los museos dedicados a personajes concretos. Por otro lado el visitante procura acotar la historia, darle una correspondencia histórica e intentar vanamente integrar lo vivido por la cantante dentro de su conocimiento personal, que a la vez es universal y muchas veces plano.

La casa azul  es un homenaje a las formas de explicar la historia buscando dejar lo anecdótico de lado para montar una obra que mantiene un equilibrio perfecto en la creación de espacios narrativos creados a través de la experiencia de los personajes que nos los explican. Para ello se apoya en cuatro pilares: la realidad, la irrealidad, un poco de realismo mágico y el filtro de lo onírico-etílico. Los últimos elementos nos hacen fantasear con un personaje que va mucho más allá de lo humano en la concepción y en la percepción del mundo, de su mundo. Un espacio creado a través de un dolor cuya misión última es la de una mártir de la creación artística.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s