Un mal padre a través del tiempo y el espacio

BlackScience_vol1-1

 

Black Science: How to fall forever (Rick Remender, Matteo Scalera y Dean White). Image, 2014. Rústica. 152 págs. Color. 9.99$

La superposición es un recurso tan válido como cualquier otro a la hora de crear cualquier obra artística, tomando por bandera una idea tan simple como a veces obviada: más es más. Aunque como es lógico, no todo el mundo suma igual. En la actualidad se ha optado quizás en demasia por resumir y aclarar las tramas, especialmente en géneros como la ciencia-ficción, donde se ha intentado que la epopeya, la space opera, se defina contra un fantástico del día a día. Como es lógico, esto no tiene porque significar que las obras sean más aperturistas, pues sólo hay que prestar un mínimo de atención a obras como la película Primer para observar que con tres elementos se puede organizar el artificio más complejo. Nos encontraríamos entonces una dualidad entre densidad especulativa y densidad expresiva. Así que mientras pequeñas historias tratan de exponer los grandes misterios del cosmos, los grandes relatos se vacían para dejar todo el interés en la mera pirotecnia.

Ante este panorama la ciencia-ficción clásica, la que no tenía problemas en mezclar aventura con divulgación o experimentación, se encuentra acorralada entre productos de mera evasión y tratados masturbatorios. Por suerte para nosotros como lectores, no todo está perdido y aún se abren caminos en los que es posible al mismo tiempo divertirse y reflexionar. En el terreno del cómic podemos encontrar esta vieja tercera vía en la obra Black Science, nuevamente editada por Image, una editorial que parece empeñada en demostrar que mainstream y calidad son dos adjetivos tan compatibles como la leche y el cacao. La historia desarrollada por Rick Remender, y trasladada al papel por Matteo Scalera y Dean White, es tan antigua que casi cualquier fan de la ciencia-ficción no tendrá problemas para encontrar varias obras donde ya se ha expuesto. En resumidas cuentas, el científico Grant McKay, líder de la Liga de Científicos Anarquistas, inventa un dispositivo conocido como el Pilar que es capaz de viajar a través de los billones de universos alternativos que pueblan el todoverso. Como es lógico, Grant no se encuentra solo, pues en su viaje le acompañan sus dos hijos, un par de colegas científicos, siendo una de ellas su amante y el mecenas que ha pagado toda su investigación. Ah, por cierto, el Pilar ha sido saboteado y cada viaje entre realidades es totalmente aleatorio. Por lo que el grupo de dimensionautas sólo espera que el próximo salto sea el que por fin les lleve de vuelta a casa.

fa5cca48fd037b1ac9f98f615a01835f

Así que es imposible negar todo lo que Black Science debe a obras clásicas como Flash Gordon, Perdidos en el Espacio Quantum Leap. Pero lo que hace diferente a la obra de Rick Remender, Matteo Scalera y Dean White, son por un lado los guiones del primero, capaz de darle no sólo una, sino un par de vueltas a la idea original; y el trabajo visual de los dos últimos, quienes convierten cada página en un tributo a la ciencia-ficción más clásica, desde las portadas de novelas pulp hasta los carteles de cine más psicodélicos. De este modo, nos encontramos con un cómic que gracias a la trama general de aventuras y a su arte nos obliga a permanecer totalmente atentos a la lectura, devorando literalmente las páginas con tal de saber que es lo próximo que va a pasar. Remender sabe jugar con el interés y la tensión del lector, haciendo que la historia avance a un ritmo frenético, sin tener el más mínimo problema en cambiar la composición de la expedición MacKay, pues los integrantes van desapareciendo al mismo ritmo que son suplantados por otros. El poder jugar con universos paralelos y un deux ex machina que obliga a cambiar el escenario cada poco tiempo, puede que cinco minutos o varios días, hace que la trama siempre sea sorpresiva, pues lo mismo podemos ser testigos de una Primera Guerra Mundial Alternativa que vernos atrapados en un mundo de espada y brujería. Así, cualquier idea que se escape de la cabeza de Remender, por muy loca que sea, tiene cabida en las páginas de Black Science.

Aunque si habría que elegir un único elemento que hace de Black Science una obra única, ese no es el otro que el propio Grant MacKay, ya que la personalidad del científico es la que hace que la historia tenga una profundidad más allá de la mera acción. MacKay es ante todo un egoísta y un ególatra, alguien que no tiene problemas en tergiversar todas sus acciones para vender los actos más caprichosos como sacrificios por un bien común: ya sean estos desatender a sus hijos o engañar a su mujer. Pero con lo que no contaba Grant era con perderse en el tiempo y el espacio en compañía de sus dos vástagos, una situación que de la noche a la mañana le obliga a ser un buen padre, algo que evidentemente nunca ha sido. El protagonista de Black Science vive en una realidad, o en un compendio de realidades, donde la muerte es una opción más que posible, donde el peligro es el elemento más común. Así que ante una situación tan extrema se ve obligado a pasar de ser un pagado de si mismo a sacrificarse continuamente para poder volver con sus hijos y su esposa. Pero claro, cambiar no es sencillo, y mucho menos bajo presión.

@bartofg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s