El apocalipsis ya llego

SDC_portada

Los señores del caos, El sangriento auge del metal satánico (Michael Moynihan y Didrik Søderlind) Es Pop Ediciones, 2013. Cartoné con sobrecubierta, 16,5 x 24 cm. 480 págs. 28€

A finales de la década de los ochenta salió a la venta uno de los libros que marcaría un antes y un después en lo que se refiere a investigación de las culturas extremas: Cultura del Apocalipsis de Adam Parfrey. Si bien aquí el término investigación más que referirse a la idea clásica de reportaje narrado en el que se da la palabra a unos testimonios para luego ir hilvanando cierto discurso aquí se diluye; la idea era totalmente diferente la labor de Adam Parfrey era más bien de editor. Este nos soltaba a bocajarro los testimonios, textos, manifiestos y todo tipo de parafernalia discursiva sin ningún tipo de pretexto, el libro supuso una conmoción. Como resultado la segunda edición se vio suavizada.

El valor de dicho libro sirvió para denominar a esa cultura de final de siglo predominada por una violencia anónima y domestica alejada de aquellos cánones en los que esta podía ser sectaria, marginal o derivada del consumo de algún tipo de estupefacientes. Aproximadamente diez años después de la aparición de dicho volumen llegaría a las librerías otro texto que no tardó en convertirse de culto: Los señores del caos. En este caso sí que nos encontramos con un texto de investigación periodístico en toda regla, alejado estilísticamente del de Parfrey, posiblemente también ideológicamente, pero coincidía en lo elemental: reflejar una de las facetas de esa cultura del apocalipsis que en aquel momento exploto en la cara de la sociedad bien pensante pero que a día de hoy forma parte del imaginario cotidiano.

La edición española nos llega un poco tarde, muchos la hubiésemos querido antes, aunque la espera ha merecido la pena por la cuidada edición llevada a cabo por Es Pop Ediciones. Pero también por otro triste motivo, para poder comprobar que esta cultura de los extremos nos ha arroyado, nos ha absorbido; la violencia se ha vuelto mainstream, quiero decir, la ultraviolencia se ha vuelto mainstream, para muestra dos ejemplos: alguien recuerda lo más o menos difícil que era conseguir pelis gore en los noventa y como eran tratados los seguidores de ese subgénero, sin embargo hoy día cualquier serie de televisión norteamericana tiene unas cotas de violencia explícita inimaginables hace ni tan siquiera un lustro; por otro lado está la prensa digital, incluso las cabeceras más respetadas, no dudan en poner video de muertes en directo grabadas por ciudadanos en la calle.

Sí, es una triste constatación de que aquello que se nos narra en Los señores del caos es solo parte de lo que en un pasado era marginal. Pero la distancia dada entre la edición original y la española dota al relato de cierto misticismo y encanto primitivo. Aunque no le guste el black metal se trata de uno de los mejores libros de investigación jamás escritos sobre un ámbito cultural contemporáneo. Los autores no se centran solo en lo anecdótico o lo escabroso, que fue mucho y muy crudo, sino en realizar un análisis pormenorizado de la situación social, política y antropológica de Noruega. De ahí que el libro descienda a los infiernos empezando por una historia del metal satánico de aquel más cervecero a aquel con un perfil ideológico marcadamente violento. Pasa por una descripción de los personajes claves del movimiento, porque ciertamente sí que tenían aspectos organizativos que los calificaban como tal.

Pero ¿porque se le da preminencia al análisis de la violencia en este texto? Básicamente fue el elemento propagador; el fuego, la sangre, la parafernalia violenta, y cierta confusión ideológica es la que hizo tan atractivo para aquellos seguidores de los primeros sonidos del metal noruego, como lo hace ahora para los lectores de las correrías de estos seguidores de satán. Lo violencia atávica ligada al instinto destruir para volver a reconstruir como los niños que destrozan la casa del Sr. Thomas en Los destructores de Graham Greene, destruyen solo por destruir, pero en el fondo lo contemplan como una posibilidad para reconstruir.

Los Señores del caos es un libro que visto con perspectiva cierra un periodo en el que aquello que considerábamos que estaba dentro de la cultura del apocalipsis era una amenaza, en la que podíamos consumir gore con cierta idea de placer culpable aun sabiendo que todo era mentira, en el que la nueva carne era todavía una filosofía transgresora. Pero hemos perdido distancia y también el miedo, el apocalipsis nos ha invadido; el gore no tiene ninguna valía y el porno amateur se ha cargado, literalmente, a la nueva carne. Desde el punto de vista estilístico el ejemplo perfecto de cómo llevar la investigación de un tema escabroso desde un punto de vista lo más objetivo posible. Una de mis lecturas favoritas de este año.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Un comentario en “El apocalipsis ya llego

  1. Pingback: Viejo corazón y nueva mente | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s