Autobús a ninguna parte

el bus portada

 

 

El bus (Paul Kirchner). Ninth Ediciones, 2014. Cartoné. 24 x 17 cm. 96 págs. B/N. 15€

La búsqueda de los límites de cualquier expresión artística obliga ineludiblemente a evolucionar hacia un campo donde el texto más críptico y el concepto más obvio se dan la mano, un lugar donde la subjetividad del autor entra en conexión con la objetividad, que no deja de ser una subjetividad compartida y consensuada por la mayoría. Elementos como la pintura abstracta o el post-humor no tienen más remedio que apelar a un nivel tan interno que muchas veces o el consumidor se muestra receptivo o es incapaz de desentrañar el código de la obra. Como decía un profesor mío, hay que tener las orejas abiertas, o lo que viene siendo lo mismo, hay que estar dispuesto a participar en el discurso, a meditar no sólo lo que la obra representa por si misma, sino también a lo que significa para nosotros en lo más profundo.

Es cierto que la técnica siempre estará presente, no hay que ser ningún amante del arte para disfrutar del fresco La escuela de Atenas de Rafael, la calidad de la obra apabulla a cualquier ser humano con sistema nervioso que pasee por el Vaticano y se encuentre con esa obra magna. Pero siempre se puede ir un paso más allá, hasta el punto de abandonar incluso el valor de la técnica y quedarnos únicamente con la fuerza del concepto que se esconde más allá. El artista urbano Banksy basa gran parte de su producción en plantillas o stencils, sin necesidad de dominar el trabajo con su muñeca, pero el poder de la idea, de ese material críptico y abierto, le convierte en un comunicador universal. Este efecto podría ser aplicado a la obra El bus de Paul Kirchner, una producción que partiendo del chiste mudo es capaz de estirarse, volverse absurdamente metafísica y habitar los rincones más oscuros de cualquiera de nosotros, quienes no dejamos de ser hombrecitos grises sin objetivos en la vida pero con unas rutinas marcadas de la forma más estricta y protocolaria.

El bus se publicó desde 1978 hasta 1985 en la revista Heavy Metal, no siendo más que una tira a media página sin continuidad. Los únicos elementos estables dentro de la obra son el propio autobús urbano y un pasajero sin personalidad del que nunca llegamos a saber nada, ni siquiera su nombre, así que mucho menos su vida al margen de esperar el bus, pagar el billete, esperar durante el trayecto y bajarse en su destino. Aunque en su simpleza podría considerarse que El bus se limitaría a mostrar bromas comunes alrededor de un viaje en autobús, lo cierto es que Paul Kirchner parece desconocer cualquier limite en lo concerniente al humor. Es cierto que en el bus encontramos algún que otro gag visual, especialmente en las primeras tiras, en las que Paul Kirchner domina el humor clásico más cotidiano, consiguiendo la carcajada cómplice del lector, siempre y cuando éste haya viajado más de un par de veces en transporte público. Pero poco a poco la obra se va infectando por un humor más inaccesible y por una notable combatividad dialéctica, obligado al lector a pensar, congelando más de una vez la sonrisa para mostrar verdades más que incómodas disfrazadas de un inocente chiste.

bus pag

Los temas a tratar son variados, desde la lucha de clases hasta la propia existencia de una realidad física, todo con un sentido del humor cáustico que sin dejar de ser cómico visualiza al lector mucho más. Paul Kirchner sabe ir hilando fino, pasando de la broma cotidiana al estudio antropológico del ser humano y el propio autobús, quien poco a poco se convierte en un ser biológico con su propia personalidad. Por si esto fuera poco, Paul Kirchner no tiene problemas en usar El bus para simplemente realizar experimentos visuales, explorando los límites de la narrativa gráfica y de la plasmación en dos dimensiones. Hasta cierto punto podría considerarse al autor de El bus un lunático que no tiene mucha idea de lo que hace, alguien con la suerte de que todo lo que intenta, ya sea un chiste sobre un paraguas olvidado, un juego con la escala del dibujo o una crítica marxista a la sociedad, termina teniendo un éxito apabullante. No hay tira mala en El bus, sólo diferentes intenciones con diversos resultados.

Afortunadamente, Paul Kirchner decidió abandonar la serie en el momento que se aburrió de la misma, con lo que El bus termina en un punto álgido en lugar de tener que soportar un lento declive en el que fuera perdiendo fuerza y profundidad. Posteriormente, Paul Kirchner trabajó en cómics relacionados con series infantiles, así como el diseño de juguetes, para en la actualidad centrar su trabajo en el mundo de la publicidad. Pero ese trabajo efímero no hace más que agrandar a El bus, sin duda una obra a tener muy en cuenta, algo difícil de encorsetar, pues definir El bus como un recopilatorio de tiras gráficas es quedarse muy cortos teniendo en cuenta el enorme y salvaje potencial que Paul Kirchner despliega con un simple autobús de ruta y un pasajero despistado que sólo quiere leer el periódico sin que el mundo exterior le moleste.

@bartofg

@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “Autobús a ninguna parte

  1. Pingback: Spain is pain #185: Codex Ja Ja Jaijinianus | El lector bicefalo

  2. Pingback: Lo mejor del 2014 allende las fronteras | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s