Consecuencias épicas de un intento de suicidio

black paradox portada

Black Paradox (Junji Ito). ECC, 2014. Rustica con sobrecubiertas. 13 x 18 cm. 248 págs. B/N. 9,95 €

El suicidio es un tema como mínimo problemático, pues se coloca en un límite perpendicular entre la libertad individual y el respeto por la vida. Quizás sea el único acto en el que se acaba con la vida, y cuyo debate es puramente moral, ya que el verdugo y la víctima son la misma persona, con lo que el único que podría quejarse del crimen no es sólo el ejecutor, sino su autor intelectual. Esto hace que cada sociedad se acerque al suicidio de forma diferente, mientras que algunas culturas, como la mediterránea, lo critican y penalizan públicamente, incluso legalmente; otras prefieren convertirlo en un tabú y normalizarlo a través del silencio, como las sociedades nórdicas; sin olvidar las qye no tienen problemas en mirarlo de frente y convertirlo en algo no sólo pragmático, sino incluso honroso, siendo este el caso de Japón.

Los ejemplos son incontables, desde el tradicional Seppuku llevado a cabo por samuráis y militares a lo largo de toda la historia nipona; hasta los cientos de suicidas actuales que se adentran cada año en el bosque Aokigahara, el mar de árboles a la sombra del monte Fuji, para acabar con su vida. Ante esta situación, no es de extrañar que el suicidio origine obras culturales que difícilmente tendrían cabida fuera de Japón, las cuales pueden observarse en el resto del mundo como extrañas, igual que cualquier tema moral lo suficientemente diferenciador. Sin embargo, al igual que las similitudes nos acercan, como puede ser el amor por la gastronomía, estas diferencias son un perfecto ejercicio para estudiar no sólo al otro, sino a nosotros mismos observándonos en perspectiva.

Este es el prometedor comienzo del cómic Black Paradox de Junji Ito, uno de los maestros más reconocidos del manga de terror en Japón. La obra comienza con la joven Marceau, quien ha quedado con tres desconocidos para llevar a cabo un suicidio en grupo. Aunque Marceau quiere acabar con su vida debido a una angustia vital provocada por la seguridad de que el futuro sólo le traerá desgracias, sus compañeros quieren suicidarse empujados por una extraña presencia que les atosiga, amenazando con suplantar el espacio que ocupan en el mundo, un doppelgänger o doble. Para desgracia de los cuatro suicidas, estos doppelgänger tendrán un papel incluso en el suicidio colectivo. En estos momentos, Black Paradox recuerda enormemente a una de las obras maestras del seinen, el manga Hommunculus de Hideo Yamamoto, algo que sólo puede describirse como un sincero halago.

black paradox pag

El tratamiento de la propia identidad y de la decisión de acabar con la vida se mueve con soltura en la obra de Junji Ito, quien sabe aunar perfectamente las normas del género de terror con una reflexión superior que invita al lector a hacerse preguntas de difícil solución. Sin embargo, todo esto dura las escasas 30 primeras páginas de Black Paradox, pues después la historia vira totalmente adentrándose no sólo en un una trama completamente nueva, sino cambiando incluso registro y tono. El dilema del suicidio y los problemas de identidad dan paso a una historia de una escala mucho mayor, principalmente en espectacularidad. Es difícil hablar de la evolución de Black Paradox sin destrozar la experiencia del lector, pues Junji Ito se vale continuamente de giros de guión para mantener la atención en todo momento, sabiendo gestionar la información para que no decaiga el ritmo en ningún momento, ya hable de riqueza, experimentación genética o exploraciones científicas a universos paralelos.

Sería lógico pensar que este cambio tan brusco en la historia sería negativo, pero al encontrarnos con un tomo único, cuya lectura no debería alargarse mucho en el tiempo, el cambio es mucho más soportable, y aunque no termina de ser totalmente orgánico, si es cierto que Junji Ito no se resiente en lo más mínimo. A título personal hubiera sido agradable ver que podría haber dado de si la idea del primer capítulo de Black Paradox, sin embargo, la lectura final es más que recomendable.

@bartofg

@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “Consecuencias épicas de un intento de suicidio

  1. Pingback: Hedor anfibio | El lector bicefalo

  2. Pingback: El gag infernal | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s